Después de siete días ingresada en la Clínica Ruber, la Princesa de Asturias pudo estrenar la habitación que había preparado con todo mimo para su hija, la infanta Leonor. El dormitorio que ha ocupado la pequeña se encuentra en la segunda planta de la residencia de los Príncipes, muy cerca del principal. Un espacio, con grandes ventanales a los jardines, que ha sido decorado con el mobiliario infantil que los Príncipes de Asturias encargaron en VTV, la misma tienda que se ocupó de la decoración de las habitaciones de los hijos de la [infanta Elena].

Don Felipe y doña Letizia estaban de acuerdo en no recuperar viejas reliquias de familia por muy sentimentales que pudieran ser para ambos y amueblar el cuarto de la Infanta con un toque moderno y alegre, más acorde a los nuevos tiempos. Los Príncipes terminaron eligiendo para la pequeña una habitación similar a la que doña Elena puso en su momento inicialmente a su hija, Victoria Federica.

Una cuidadora para la Infanta
En el círculo de la Duquesa de Lugo, se ha comentado con cierta gracia, después del nacimiento de doña Leonor, el porqué los Príncipes de Asturias encargaron en azul y beige los muebles y accesorios para la habitación de la infanta Leonor. Una posible explicación a este hecho podría ser que doña Letizia y don Felipe, que han apostado desde su compromiso oficial por una familia numerosa, quieran aprovechar, independientemente del sexo de sus futuros hijos, todo el mobiliario que requiere un recién nacido y que, como todos los padres saben, pronto acaba ocupando espacio en el trastero. La niña, cuyo dormitorio cuenta con toda serie de accesorios típicos que habitualmente se encuentran en las habitaciones de bebé, duerme en un pequeño nido de color blanco.

Después de la infinidad de visitas que la princesa Letizia y su hija recibieron en la clínica Rúber Internacional tras el nacimiento, por fin los Principes de Asturias disfrutan a solas, y en casa, de su pequeña. Los Príncipes están viviendo su recién estrenada paternidad como un acontecimiento único. Don Felipe y doña Letizia aprovechan al máximo estos primeros días de vida de su hija y se muestran emocionados ante el hecho de tenerla entre sus brazos. Entrañables momentos que comparten, en ocasiones, con los familiares y amigos íntimos, que no pudieron visitarlas al hospital. La Princesa de Asturias, que está dando la lactancia a la infanta Leonor, como anunció el pasado lunes con motivo de la presentación de su hija ante los medios, cuenta con la ayuda de una cuidadora para hacerse cargo de la niña cuando los Príncipes no puedan estar con ella.

Más sobre

Regístrate para comentar