La princesa Letizia: 'Es mona, ¿verdad? Es preciosa'

Por fin, una semana después del nacimiento real, se han despejado todas las incógnitas y podemos ponerle cara a la infanta Leonor. Los Príncipes de Asturias, felices y emocionados, presentaron al mundo a su primogénita a la salida de la clínica Rúber Internacional de Madrid. Don Felipe, exultante al poder llevarse a casa, después de siete días en el hospital, a las dos mujeres de su vida, y doña Letizia, mirando absolutamente embelesada a su pequeña, que dormía entre sus brazos pese al alboroto organizado a su alrededor, abandonaron a las 12:00 horas de hoy el centro hospitalario, no sin antes responder amablemente a la retahíla de preguntas de los periodistas.

"No se puede explicar, hay que sentirlo"
La expectación por conocer a la primera hija de los príncipes Felipe y doña Letizia era enorme. Además de los profesionales de la prensa -infinidad de periodistas, fotógrafos y cámaras de televisión que esperaron desde la madrugada el momento en el que los Príncipes de Asturias abandonarían la clínica con la infanta Leonor en brazos-, decenas de curiosos se dieron cita en el vestíbulo y los alrededores del hospital para comprobar de primera mano cómo es la infanta Leonor y felicitar a sus padres.

Tanto la madre, radiante con un favorecedor traje de color beige del diseñador Felipe Varela, como la niña, envuelta en una manta blanco roto, acapararon todos los flashes. Siete días después del nacimiento, hemos podido comprobar con nuestros propios ojos las impresiones de aquellos que tuvieron la oportunidad de ver a la pequeña días antes: "La recién nacida es una auténtica monada"; "ha heredado la boca de su madre, doña Letizia, y los ojos de su padre, don Felipe"; "es castaña, con los ojos azules y la cara redondita"...

Más sobre

Regístrate para comentar