La Princesa de Asturias ingresa en la clínica Rúber

Ha llegado la hora de la verdad. Después de un embarazo difícil, a causa de una esofagitis péptica, que ha sumido a la Princesa de Asturias en un suplicio de náuseas y molestias típicas de su estado; después de ocho meses de apretada agenda, que la Princesa, al pie del cañón, ha cumplido hasta el último momento, y después de la falsa alarma del pasado martes 18, que obligó a doña Letizia a permanecer en reposo la recta final de la gestación, el bebé de los Príncipes de Asturias está a punto de nacer.

La Princesa de Asturias ha ingresado esta tarde a las 20:00 horas en la clínica Rúber Internacional de Madrid, por recomendación de su ginecólogo Luis Ignacio Recasens, según confirmó un portavoz de la Casa Real. A esa hora llegaba un furgón con los cristales tintados en el que iba la Princesa acompañada de [don Felipe], y entre importantes medidas de seguridad.

Doña Letizia permanece ingresada en la clínica, pero el citado portavoz de la Zarzuela dijo desconocer si el parto se producirá esta noche o es una falsa alarma como en días anteriores. El pasado día 18 la Princesa de Asturias fue también ingresada en la clínica Rúber Internacional, donde permaneció unas tres horas y fue sometida a un control médico después de sentir contracciones a causa de su embarazo. En aquella ocasión, la Princesa de Asturias sintió "algunas contracciones" por lo que el ginecólogo que le atiende "prefirió controlar en el centro médico, mediante el procedimiento de monitorización", el estado de doña Letizia, según explicó un portavoz de Casa del Rey. Posteriormente las contracciones desaparecieron y, en consecuencia, el médico determinó que la Princesa de Asturias se encontraba "perfectamente" y podía regresar a casa.

Más sobre

Regístrate para comentar