Aunque, tal y como se ha venido informando en estas últimas semanas, la Princesa de Asturias no saldrá de cuentas hasta mediados de noviembre, todo apunta a que será en las próximas horas cuando se produzca el esperado acontecimiento.
Fuentes cercanas a palacio han confirmado a Hola.com que, después de la falsa alarma vivida por doña Letizia y don Felipe del pasado 18 de octubre, la Princesa de Asturias ha guardado reposo absoluto en su habitación y que ha sido ahí donde se han llevado a cabo los últimos controles médicos.
Para mayor estabilidad y seguridad de la madre y del bebé, doña Leticia ha sido sometida en estas últimas jornadas de espera a varias pruebas de bienestar fetal con las que se comprobaron que la frecuencia cardiaca de su bebé era perfecta y no había indicios de sufrimiento en este final del embarazo a término.

Visitas de las personas más allegadas
Cansada, pero muy ilusionada ante la nueva responsabilidad de ser madre, la Princesa de Asturias ha recibido, durante este corto reclutamiento, además, de la visita de los Reyes, la de otras personas allegadas. De hecho, han acudido a verla a su domicilio su madre, Paloma Rocasolano; su hermana Telma -se encontraron durante los días que la cooperante de la Cruz Roja pasó en Madrid antes de partir hacia su nuevo destino, en Asia-; su otra hermana, Erika, y alguna de sus amigas más íntimas.
Asimismo, la Princesa se ha mantenido en contacto con el exterior usando su e-mail -por supuesto su teléfono-, y ha aprovechado las horas muertas para ponerse al día en las últimas novedades literarias y periodísticas.
En la habitación número 10 de la clínica Ruber Internacional, así como en las dependencias contiguas, todo preparado desde hace días. En el centro, sin embargo, se niegan a ofrecer datos e información de la situación amparándose en el compromiso de confidencialidad y discreción que les caracteriza desde siempre.

La habitación del bebé
Pero si en el hospital está todo preparado, hace ya algunos días que se ultimaron, también, todos los detalles en la habitación que ocupará el primogénito de los Príncipes en la segunda planta de la casa, muy cerca del dormitorio principal. Un espacio que ha sido decorado con el mobiliario infantil que los príncipes de Asturias encargaron en la misma tienda que se encargó de la decoración de las habitaciones de los hijos de las infantas doña Elena y doña Cristina.
Han pasado 37 años desde que nació don Felipe, "el último infante", y los españoles están deseoso de conocer todos los detalles. En cualquier caso, no habrá que esperar demasiado para descubrir quién sucederá en el trono al actual heredero a la corona de España, don Felipe de Borbón.
Ese bebé que sigue ganando peso -podría acercarse ya a los tres kilos y medio- y está en posición cefálica, la mejor para un parto natural. El parto que, inicialmente, está previsto que tenga doña Letizia con ayuda de la anestesia epidural; y para el que la princesa ha recibido preparación en su casa junto a don Felipe, quien ha confirmado, recientemente que, cuando llegue el momento de dar a luz, permanecerá al lado de su esposa en quirófano.

Más sobre

Regístrate para comentar