La Familia Real española al completo celebra el día de la Fiesta Nacional

La Familia Real al completo ha presidido el desfile de la Fiesta Nacional, que ha recorrido, desde pasadas las 10.00 y hasta las 12.00, el madrileño Paseo de la Castellana, entre las plazas de Emilio Castelar y Cibeles. Sus Majestades han llegado a la tribuna, sita en la Plaza de Colón, en un elegante Rolls-Royce negro, seguidos por otros tres automóviles a bordo de los cuales, en el primero, viajaban los Príncipes de Asturias; después los duques de Lugo y en el último los duques de Palma.

Tanto la Reina, con un traje de falda y chaqueta en tonos tostados y estampado de flores; como la infanta Elena, en tonos grises y la infanta Cristina, con un vestido verde y un abrigo en color berenjena, aparecían muy elegantes. Por su parte, doña Letizia, a quien le queda menos de un mes para dar a luz, lucía un bonito vestido premamá con tablas y un abrigo en tonos champán y ha tenido que permanecer sentada la mayor parte del desfile.

Después de que el Rey pasara revista a las tropas y escuchar el Himno Nacional, se izó la bandera y comenzaron oficialmente los actos con un homenaje a los militares fallecidos en Afganistán el pasado agosto, antes de que diera comienzo el desfile de las tropas. Unos 4.000 militares, 80 aeronaves y 182 vehículos han participado en la celebración militar de la Fiesta Nacional, que ha contado con la representación y las banderas de todos los países iberoamericanos, excepto Cuba.

Doña Letizia no asistió a la recepción
Tras la marcha de las tropas, las autoridades se desplazaron hasta el Palacio Real, donde los Reyes han ofrecido una recepción, a la que la Princesa de Asturias no ha podido asistir, debido a su avanzado estado de gestación. Tanto la Reina como don Felipe, comentaron ante muchos de los invitados que doña Letizia se encuentra muy bien, pero que por la larga duración de la recepción -más de dos horas-, y por el hecho de tener que estar tanto tiempo de pie, se hacía aconsejable su ausencia.

La Familia Real saludó uno por uno a los cerca de mil invitados, en el salón del Trono de Palacio, desde donde pasaron al comedor de gala donde tuvo lugar la recepción, en el mismo ambiente distendido de otros años. La próxima paternidad de los Príncipes de Asturias, y si el futuro bebe será niño o niña, fue una de las cuestiones de las que más se habló en el transcurso de la recepción, y una sobre la que más se preguntó a la Familia Real, que en todo momento aseguró ignorarlo.

Más sobre

Regístrate para comentar