Doña Letizia, embarazada de ocho meses, se va de boda a Toledo

Los Príncipes de Asturias asistieron el pasado fin de semana a la boda de Álvaro Fernández de Araoz Gómez-Acebo con la joven alemana Nathalí Picquot en la iglesia de San Pedro Apóstol, Olías del Rey, Toledo.
La visita a la localidad de Sus Altezas Reales los Príncipes de Asturias despertó gran interés y curiosidad entres los vecinos de Olías. De hecho, fueron cientos los ciudadanos que se dieron cita en la plaza principal para presenciar la llegada de los invitados a la boda.
Vestida con un conjunto de traje y abrigo otoñal en color malva, doña Letizia demostró, una vez más, que, independientemente de lo que se diga, puede con todo. Actos oficiales y privados -probablemente, el último en el que se deje ver a título personal-, a cualquier hora y en cualquier lugar.
Feliz y extremadamente cariñosa, la Princesa de Asturias rompió el protocolo a la salida de la iglesia y se acercó hasta las vallas que se habían instalado por motivos de seguridad para dar la mano a algunos vecinos de Olías del Rey quienes, sin excepción aprovecharon la oportunidad para darle la enhorabuena por su embarazo.

Banquete en palacio
Aunque los grandes protagonistas de la ceremonia -novios a parte- fueron los Príncipes de Asturias, destacaron entre los presentes los Gómez-Acebo de Borbón y la Familia Real de Bulgaria.
Encabezados por la Infanta doña Pilar -tía del contrayente- asistieron a la celebración nupcial todos sus hijos y nueras. También, la esposa de su hijo Beltrán, la modelo Laura Ponte -llevaba un vestido de encaje diseñado por Miguel Palacio- que se ha reincorporado plenamente a la vida social y laboral después de haber dado a luz a su primer hijo, Luis.
Una vez finalizada la ceremonia religiosa, los invitados se desplazaron hasta el Palacio de Galiana, en Toledo, donde tendría lugar el banquete.

Más sobre

Regístrate para comentar