Por la tarde, visitó los proyectos de cooperación española AYADI (Asociación de ceramistas) y CDER(Centro de Desarrollo de Energías Renovables). La primera jornada de viaje concluyó con una recepción que la reina organizó en la Embajada de España a la colonia española y a los cooperantes españoles que trabajan en la zona.

Rumbo al desierto
Ayer comienzó la etapa más intrépida de su viaje. Doña Sofía se trasladó a la ciudad de Walata, una de las cuatro antiguas ciudades de Mauritania en las que España realiza proyectos de rehabilitación. Enclavada en el centro del Sáhara, fue punto de encuentro de las caravanas que intercambiaban la sal del Sáhara con el oro procedente del sur y las telas y especias llegadas de Oriente.

Este esplendor dejó una arquitectura única, declarada patrimonio de la humanidad, y que ahora varios países, entre ellos España, intentan evitar que la erosión y el abandono destruyan. La Reina se interesó por los detalles de los proyectos de rehabilitación de viviendas que España lleva a cabo en esta bella ciudad, visitó el museo de la ciudad y el archivo de manuscritos, entre otros lugares.

Fin de viaje en Marruecos
Hoy doña Sofía desplazó a Nuadibu, donde visitó el Hospital de la ciudad, el Centro de Formación Municipal y el Centro de Desarrollo Comunitario de Hay Madrid. Por la tarde, la soberana ha viajado a Tetuán, donde está previsto sea recibida por la princesa Lalla Salma, la esposa del rey Mohamed VI, con la que entabló una estupenda relación tras la reciente visita de los Reyes de España a Marruecos.

Más sobre

Regístrate para comentar