Cena de gala en Marruecos en honor a los Reyes de España

La primera jornada de la visita de Estado a Marruecos de los Reyes de España estuvo protagonizada por el firme deseo de ambos países de establecer una nueva etapa de "amistad y cooperación" después de un periodo de desencuentros en las relaciones bilaterales. Así quedó de manifiesto ayer durante la cena de gala que el rey Mohamed VI, acompañado por su esposa, Lalla Salma, y su familia, ofreció en el Palacio Real en honor a sus invitados, [don Juan Carlos] y [doña Sofía].

Una nueva etapa
Durante su discurso, el Rey agradeció la "calurosa y afectuosa" bienvenida de sus anfitriones y destacó que esta visita "nos permite constatar que es mucho más fuerte lo que nos une que lo que nos ha podido separar". Asimismo, don Juan Carlos, que se dirigió a Mohamed VI como "mi gran amigo y querido hermano", alabó los esfuerzos del soberano marroquí para lograr en Marruecos una "sociedad moderna y democrática, respetuosa de los derechos humanos".

Aprovechó también su intervención para referirse al terrorismo. Tras agradecer "el firme apoyo recibido de las autoridades de Marruecos" y recordar los atentados de Casablanca y Madrid, el Rey insistió en la necesidad de que ambos países "trabajen cada vez más unidos" para acabar con la amenaza terrorista. Con sumo cuidado, don Juan Carlos trató el problema del Sáhara Occidental: "España está firmemente decidida a ayudar al proceso para encontrar, dentro del marco de las resoluciones de las Naciones Unidas, una solución justa, aceptable y definitiva para todas las partes".

Más sobre

Regístrate para comentar