Cena de gala en Marruecos en honor a los Reyes de España

La hospitalidad marroquí volvió a ponerse de relieve durante esta primera jornada cuando el rey Mohamed VI pronunció en español su discurso. "Nuestros dos países, a pesar de los avatares de la política, han sabido preservar un diálogo constructivo y una confianza recíproca", manifestó Mohamed haciendo hincapié en la nueva etapa de amistad que se ha abierto entre ambos países. No obstante, Mohamed VI no quiso desaprovechar esta oportunidad y dejó clara su posición en el problema del Sáhara. Según el soberano marroquí, se trata de un "conflicto artificial", que le ha sido "impuesto" a Marruecos.

Noche de gala
La reina Sofía y Lalla Salma, esposa del rey Mohamed y madre de su primogénito, destacaron entre los asistentes por su elegancia. La Reina, con un traje de seda granate, un collar de perlas y brillantes, con broche y pendientes a juego. La anfitriona, con el tradicional traje de gala marroquí, de color granate también y bordados en dorado, y un conjunto de pendientes y collar de rubíes y brillantes. Como es tradición en la monarquía marroquí, donde prima la figura del varón sobre la de la fémina, el papel de la Princesa durante la primera jornada de la visita se ha visto muy restringido. Con todo, su presencia pública es infinitamente mayor a la de sus antecesoras, que es practicamente nula.

Entre los invitados a la gran cena de gala se encontraban los Príncipes de Bulgaria con sus cónyuges -Kyril y Rosario Nadal; Kalina y Kitín Muñoz; Kardam y Miriam de Ungría; Kubrat y Carla Royo-Villanova y Konstantin y María García de la Rasilla-; los ministros del Gobierno español, y la peletera Elena Benarroch, entre otros.

Más sobre

Regístrate para comentar