Tenían tantas ganas de esquiar Froilán y su hermana que los Duques de Lugo no han querido esperar a que abrieran las principales pistas de esquí de España para poder practicar uno de sus deportes favoritos. Así, hace unos días, la infanta doña Elena y don Jaime de Marichalar acudían con sus dos hijos, Froilán y Victoria Federica, a la pista de nieve artificial del centro comercial Xanadú, en Madrid. Después de que los pequeños salieran del cole, la familia al completo se trasladó hasta estas instalaciones donde pudieron disfrutar de una divertida jornada de esquí.

Parece que el hijo mayor de los Duques de Lugo ha heredado de la familia su destreza esquiando. El pequeño, que lleva sólo unas semanas aprendiendo este deporte, se desliza ya por las pistas con gran soltura, tanto es así que tiene el aire de un joven Paco Fernández Ochoa, nuestro campeón olímpico. En Xanadú fuimos testigos de lo rápido que había avanzado en sus clases de esquí el nieto mayor de los Reyes. Bajo la supervisión de una monitora, y bajo la mirada atenta de los Duques de Lugo, Froilán puso en práctica todos los conocimientos adquiridos. La infanta Elena, experta en esta materia, le miraba orgullosa y le corregía los pequeños fallos. Aunque tiene sólo seis añitos, el pequeño le echa mucho valor y salero. Como siga así, dentro de muy poco contaremos en la Familia Real con otro excelente esquiador.

También Victoria Federica
Quien también promete convertirse en una experta en este deporte es Victoria Federica. Al igual que su hermano, ella también ha comenzado a dar clases de esquí. Aunque va menos avanzada que Froilán, la benjamina de la casa, que se toma esto como un juego, está demostrando ya tener buenas dotes para el esquí. A pesar de que tanto Froilán como Victoria han recibido muy pocas clases —tienen que compaginar las lecciones con el colegio y con la agenda oficial de sus padres—, los dos están preparados para debutar ya en una pista de nieve natural. Seguro que estas mismas Navidades podremos verles esquiando en Baqueira con el resto de los miembros de la [Familia Real española]. Como ya se sabe, toda la familia es muy aficionada al esquí, un deporte que suelen practicar con asiduidad cada invierno. Desde que sufriera en las Navidades de 2001 una isquemia cerebral, no se había visto a don Jaime de Marichalar esquiando. Sin duda, el que practique de nuevo este deporte, y con esa destreza, es un signo vital de que está plenamente recuperado. Las instalaciones donde acudieron los duques de Lugo a esquiar son las mismas a las que asistió doña Letizia Ortiz el pasado año. Al igual que Froilán y Victoria Federica, la princesa de Asturias también demostró entonces ser una alumna muy aplicada.

La infanta doña Elena es una mujer muy deportista y está inculcando en sus hijos la pasión por el deporte. Así, el esquí no es la única actividad en la que se están instruyendo Froilán y Victoria Federica, y es que este verano los pequeños estuvieron tomando clases de hípica. Como es sabido por todos, su madre es una experta y apasionada amazona. Los expertos aseguran que esquiar no es sólo una ciencia, sino además un arte, esto es, que no sólo se aprende, sino que hay que tener unas ineludibles cualidades para ejercer el "blanco deporte". Froilán las tiene, sin género de dudas. Desde que vino al mundo, aquel 17 de julio del noventa y ocho, hasta hoy, el hijo mayor de los duques de Lugo no ha dejado de sorprender y de agradar. Se ha convertido,con todos los respetos, en un verdadero crack mediático. Todo lo que hace le gusta y apasiona y ya, a pesar de sus pocos años, se ha convertido en un "personaje popular". Y lo ha vuelto a demostrar en estas fotos, de joven maestro, en sólo un día de esquí, en el otoño casi invierno de Madrid.

Más sobre

Regístrate para comentar