La Reina y la Princesa de Asturias, cómplices durante las regatas

La VI edición del Trofeo SM La Reina dejará un buen sabor de boca a todos, tanto organizadores como participantes. El trofeo ha batido su récord de participación, con más de 150 embarcaciones compitiendo. Pero, sin duda, lo más llamativo ha sido el fuerte impulso que, con su asistencia, ha querido dar la Casa Real a Valencia como sede de la Copa América 2007. De hecho, el CAM, patroneado por SAR el príncipe Felipe ha obtenido la segunda plaza en la categoría IMS 500, por detrás de la embarcación de Telefónica MoviStar de Pedro Campos; en la misma categoría quedaron en quinto puesto y en octavo, respectivamente, el Azur de Puig de la infanta Cristina y el Bribón de S.M el Rey.

Sol, buen viento y mucha energía
Como ya señalamos ayer, salieron a las regatas muchos de los miembros de la Casa Real. Además, se contó con la participación del actual subcampeón del mundo de la clase, nada menos que el rey Harald de Noruega al timón del Fram XV. Al fin se desveló la incógnita sobre la embarcación en la que navegaría el príncipe Felipe (se dudaba sobre si lo haría a la caña del nuevo CAM o en un barco de la Armada española). El príncipe ha luchado, desde las aguas calmas del Mediterráneo, en esta nueva nave definida como "revolucionaria", que en más de un tramo se la ha visto plantarle cara a la embarcación del Rey, el Bribón.

Por su parte, si hay un miembro de la Familia Real enamorado de los deportes de mar, ésta es sin duda la infanta Cristina quien, junto con su prima Alexia de Grecia y el marido de ésta, Carlos Morales forman un referente con prestigio en las regatas de nuestro país.

La reina Sofía y doña Letizia: tiempo para confidencias
Mientras se echaban a la mar, y competían por un buen puesto en la clasificación, la Reina y la Princesa de Asturias han pasado muchos ratos juntas, tal vez organizando las cenas y comidas, en el Club Náutico de Valencia, que han servido de momentos de unión para la Familia Real. Desenfadadas, ambas con un aire muy informal y juvenil, se las ha visto juntas, mostrando ante las cámaras el cariño y complicidad que ya parece unirlas. Esta primera visita como esposa de don Felipe de Borbón de doña Letizia a Valencia ha servido para confirmar algo que parece innegable: la joven princesa es un miembro más de la Familia Real. Y se siente cómoda y querida en su nuevo entorno.

Más sobre

Regístrate para comentar