La Reina se rinde de nuevo a la música de Rostropovich

La reina doña Sofía, apasionada melómana y gran amiga de Mstislav Rostropovich, asistió junto a su hermana, Irene de Grecia, al concierto extraordinario que ofreció ayer el célebre violonchelista ruso en el Auditorio Nacional de Música de Madrid.

Doña Sofía, radiante, con un traje de falda y chaqueta de color negro y collar de perlas, volvió a disfrutar una vez más de una romántica velada con su amor platónico: la música de Rostropovich. Un concierto que contó, además de con la magistral batuta de Rostropovich al frente de la Orquesta Sinfónica de Lituania, con la soberbia intervención del violinista solista Maxim Vengerov. Durante el recital, organizado por Juventudes Musicales, se interpretaron piezas de Glinka, Walton y Tchaikovsky.

Nuevos talentos de la música
En uno de los intermedios del concierto, la Reina y su hermana, Irene de Grecia, saludaron calurosamente a Rostropovich, con quien doña Sofía mantiene una gran amistad -mucho mayor, si cabe, tras la visita privada que realizó el año pasado, a instancias del músico, a San Petersburgo-, y a Vengerov, a los que felicitaron por su brillante actuación.

El dinero recaudado por Juventudes Musicales con el concierto, presidido por la Reina, de Rostropovich servirá para ayudar con becas a jóvenes talentos musicales que no tienen medios para costearse sus estudios.

Más sobre

Regístrate para comentar