Imprimir Enviar a un amigo
03 JULIO 2013

Paola de Bélgica, la historia de una de las Princesas europeas más bellas de su época

Paola Ruffo di Calabria (11 de septiembre de 1937, Forte dei Marmi, Italia) fue icono de belleza y elegancia como en su momento lo fueron Grace y Carolina de Mónaco y ahora lo son la Duquesa de Cambridge, la Princesa de Asturias, Mary de Dinamarca, Carlota Casiraghi o Magdalena de Suecia. Fue la Princesa guapa de su época. Dotada de encanto irresistible, comenzó a escribir su propia leyenda tras su matrimonio con Alberto de Bélgica (2 de julio de 1959) con el que tuvo tres hijos: el príncipe Felipe, nacido el 15 de abril de 1960, la princesa Astrid, nacida el 5 de junio de 1962, y el príncipe Laurent, nacido el 19 de octubre de 1963. Su poder de seducción la erigió en reina de portadas y su efecto Hamelín en modelo de miles de mujeres que siguieron a rajatabla las tendencias que ella marcaba. Ahora que Alberto de Bélgica ha anunciado que abdicará el 20 de julio en su hijo mayor y Heredero al trono, el príncipe Felipe, nos resistimos a pasar esta página de la Historia belga sin antes recordar los años dorados del reinado de glamour de la bella Paola. Use las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página

La reina Paola fue en su momento una de las princesas más bellas de toda Europa. Un rostro dulce y aniñado que nació el 11 de septiembre de 1937 en Forte dei Marmi (Lucca) en Italia. La Reina pasó su juventud en Roma, donde estudió Humanidades, especializándose en las lenguas latina y griega 

La formación de un futuro Rey del siglo XXI para una vida de entrega al reino… en compañía. Se le resistió, pero Felipe, que en la imagen es aún un tierno retoño, encontró el amor en Matilde d'Udekem d'Acoz, que tendrá la extraña distinción de ser la primera Reina belga, nacida en Bélgica. Con ella ha formado su propia familia 

Han transcurrido cincuenta y tres años desde que una salva de cañones anunciara el nacimiento del primogénito de Alberto II y Paola de Bélgica. El príncipe Felipe de Bélgica y duque de Brabante nació el 15 de abril de 1960 en Bruselas y creció rodeado de sus padres y sus dos hermanos, Astrid y Laurent, y muy protegido por sus tíos, los reyes Balduino y Fabiola 

Soplando las velas con su pequeño Felipe y a la derecha, bailando con su marido. La reina Paola destilaba encanto en todas las situaciones, tanto si eran citas públicas como si eran ocaisones de su vida más privada 

La reina en una tierna imagen con su hija Astrid, que nació el 5 de junio de 1962, sólo dos años después que el príncipe Felipe. El príncipe Alberto juró como Rey ante las Cámaras de Representantes reunidas el 9 de agosto de 1993, tras el fallecimiento de su hermano, el rey Balduino 

Sin duda uno de los papeles que ha ejercido con mayor naturalidad y dedicación es el de madre. Ha tenido tres hijos: el príncipe Felipe, nacido el 15 de abril de 1960, la princesa Astrid, nacida el 5 de junio de 1962, y el príncipe Laurent, nacido el 19 de octubre de 1963 

La Reina ha sido siempre una gran defensora del patrimonio cultural belga, así como una impulsora del arte contemporáneo en Bélgica, orgazando exhibiciones de arte de vanguardia en el Palacio de Bruselas. Dotada de encanto irresistible, comenzó a escribir su propia leyenda tras su matrimonio con Alberto de Bélgica, el 2 de julio de 1959 

Ha sido también muy activa en actividades relacionadas con sus dos grandes pasiones: la sociedad y la cultura. Así la Soberana puso en marcha el llamado Fondo de Ayuda de la Reina, destinado a asistir a ciudadanos con problemas económicos, y la Fundación Reina Paola, creada en 1992, que tiene como objeto la reinserción en la sociedad de jovenes problemáticos. En la imagen con su hijo Felipe, que asumirá el trono, y sus nietos 

La Constitución belga no contempla que la Reina, en su calidad de consorte, desempeñe actividades oficiales. Sin embargo ella ha desarrollado a lo largo de los años un importante papel en la vida pública belga. Siempre ha apoyado al Rey en sus funciones como Jefe de Estado, acompañándolo en las visitas oficiales o los viajes de estado 

En la imagen, dos de las princesas más bellas de la realeza, Grace de Mónaco y Paola de Bélgica, que en su tiempo coincidieron en algunas ocasiones y que tenían un estilo parecido. Las dos acaparaban todos los flashes y no era para menos 

Es la menor de los siete hijos del príncipe Fulco Ruffo di Calabria, héroe de la aviación italiana durante la Primera Guerra Mundial, y de la condesa Luisa Gazelli. Su abuela por parte paterna fue la belga Laure Mosselman du Chenoy