La princesa Matilde muestra su apoyo a las familias de los militares belgas en misión de paz

La Heredera fue la invitada de honor en el Día de la Familia, organizado por el ejército belga en la localidad de Peutie

La Navidad está ya, como quien dice, a la vuelta de la esquina. Son fechas entrañables y familiares que, sin embargo, no todos podrán disfrutar con sus seres queridos. Es el caso de los militares que se encuentran en misión de paz fuera de sus países y de sus familias. En Bélgica, este fin de semana el ejército belga ha celebrado en la ciudad de Peutie el Día de la Familia, una jornada marcada por la añoranza y el deseo de reunión.


nullVER GALERÍA


Un día después de despedir junto al resto de la Familia Real belga al príncipe Alejandro, hermanastro del actual Rey de los Belgas y tío del actual Gran Duque de Luxemburgo, en una solemne y multitudinaria ceremonia en la Iglesia de Nuestra Señora de Laeken, la princesa Matilde retomó su agenda oficial. Así, el sábado y como invitada de honor en un día tan especial, llevó su mensaje de paz y solidaridad a las familias de los soldados que se encuentran prestando servicio en Afganistán, los Balcanes, el Líbano, África y el resto del mundo.

El acto, que se desarrolló en cuatro hangares militares, tiene como objetivo que los familiares de militares destinados en el extranjero puedan disfrutar de un día festivo en el que compartir sus experiencias. En Peutie se congregaron 1.200 familiares de militares que, a través de videoconferencia, pudieron establecer contacto con sus seres queridos en el exterior.

 
VER GALERÍA


Durante su visita, la esposa del príncipe Felipe de los belgas pudo conocer de primera mano los testimonios de los familiares y allegados de los soldados que se encuentran en misión de paz, conversó con todas las familias y se emocionó con alguno de los relatos que escuchó. Como broche final de la visita, y como no podía ser de otro modo el día de San Nicolás, la Heredera fue la encargada de presentar a los niños allí reunidos al Santo, que apareció repleto de regalos.

La presencia de la Heredera supone un acto de apoyo y reconocimiento de la Familia Real al ejército del país, tal y como hemos visto en otras Casas Reales europeas, siendo el ejemplo más reciente el de la princesa Mary de Dinamarca, que hace unos días visitó a las tropas danesas destacadas en Afganistán.

Más sobre

Regístrate para comentar