Los reyes de Bélgica cumplen el sueño de todo niño al visitar la fábrica de Nutella

Quizá la reina Matilde de Bélgica y su esposo, rey Felipesean la envidia de los niños de su país. El pasado martes, los soberanos visitaron la fábrica donde se produce la Nutella, la popular crema de avellana que es una de las golosinas favoritas de millones alrededor del mundo. Para esta peculiar visita, la Reina tuvo que hacer a un lado las formalidades para acatar las normas de la fábrica, ubicada en la localidad de Temse, al este de Flanders. La soberana y el Rey añadieron a sus estilosos atuendos un par de cofías y batas especiales para poder adentrarse en Wase Werkplats, lugar en el cual se produce el delicioso alimento. 

matildenutella-VER GALERÍA  Los Reyes acataron las normas de higiene de la fábrica. Foto: Getty Images

Los Reyes se dejaron ver fascinados con la producción de la crema de avellanas, leche y cacao, el cual se ha convertido en objeto del deseo de aquellos amantes de lo dulce. Ambos conversaron con los trabajadores de la planta y se mostraron interesados en los procesos del lugar. Lo que más llamó la atención de su visita, fueron las batas y las redes que se pusieron para poder recorrer la fábrica.

matildenutella1-VER GALERÍA  Convivieron con los trabajadores de la planta. Foto: Getty Images

Tras su visita a Wase Werkplats, la reina Matilde y el rey Felipe se dirigieron al castillo de Wissekerke, ubicado en el poblado de Bazel, en la municipalidad de Kruibeke, en la provincia de Flanders. Los nobles saludaron a los ciudadanos que los esperaban con anhelo y mostraron la mejor de sus sonrisas.

reyesbelgica-VER GALERÍA  Tras la visita a la fábrica, fueron a un castillo y a un centro en el que dan atención a las personas que piden asilo político en Bélgica. Foto: Getty Images

Además de su visita por la fábrica de Nutella y el castillo Wissekerke, la reina Matilde visitó Fedasil, un centro en el cual se encargan de recibir y dar asistencia a las personas que solicitan asilo político en Bélgica. Matilde se sentó a platicar con ellos y escuchó con atención sus inquietudes, así como sus más grandes deseos.

Más sobre

Regístrate para comentar