Carlota Casiraghi, preparada para decir adiós a un año lleno de cambios

Durante 2016 pasó por dos mudanzas, su cumpleaños número 30, un final amoroso y el inicio de una nueva relación

En su lista anual, Carlota Casiraghi cuenta dos mudanzas, la emoción de iniciar una relación, el festejo de su cumpleaños número 30 y dos mudanzas que la llevan a planes en solitario. Hace apenas un año, Carlota disfrutaba de su amor con el director de cine Lamberto Sanfelice y, tras un viaje a París con Gal Elameh, el padre de su hijo, la hija de Carolina de Mónaco aterriza en Niza lista para cerrar un año marcado por los cambios y los giros del destino.

cc2zVER GALERÍA

Con su look más casual y sport al mismo tiempo, Carlota aterrizó este martes en el aeropuerto de Niza sin compañía alguna, a pocos kilómetros del Principado, quizá para pasar los días del final de año con los Grimaldi. Su visita familiar sucede después de que medios internacionales publicaran fotografías de ella en París junto a su ex pareja y padre de su hijo Raphaël, Gad Elmaleh. Aunque no es seguro, pues los Grimaldi llevan su vida personal con el mayor hermetismo, parece que Carlota viajó a la capital parisina para festejar el tercer cumpleaños de su hijo, celebrado el pasado 17 de diciembre.

Carlota Casiraghi, cuya pista siempre es difícil de seguir, llega a fin de año para hacer un balance de los últimos 12 meses. Su vida tomó rumbos distintos en varias ocasiones durante 2016. A principios de año, se le veía contenta del brazo de Sanfelice, y a pesar de que parecían inseparables, en abril ella dijo “au revoir” a París para trasladarse a Roma, en donde un nuevo amor la esperaba. En Italia, el chico del que poco se sabe, pintaba para ser la pareja perfecta de carlota: aristócrata, amigo de sus hermanos, de la misma nacionalidad que su padre, además de inteligente.

cc1zVER GALERÍA

- ¿Carlota Casiraghi busca en Barbizon el Saint Rémy de Carolina de Mónaco?

- Carlota de Mónaco da un giro radical a su vida

- El día que Carlota Casiraghi posó con su hijo Raphäel

En noviembre de 2015 la sonrisa de Carlota lucía diferente, iluminada por su noviazgo con Sanfelice, cuyas primeras fotografías juntos se publicaron en ¡HOLA!. Justo un año después, cuando ella festejaba sus primeras tres décadas de vida, saltaba la noticia de su mudanza, ahora en secreto y motivada por la separación del cineasta.

Fue así como llegó a Barbizo, junto a Fontainebleu, justo la ciudad en donde pasó su adolescencia. Ahí, la joven inscribió a su hijo en el colegio para iniciar una nueva vida en su antigua casa, que logró recuperar después de un tiempo. Carlota, de la mano de su hijo, escribió un nuevo capítulo de su vida para recuperar la tranquilidad, tal como la Princesa de Mónaco lo hizo para superar su ruptura con Vincent Lindon.

Más sobre

Regístrate para comentar