El príncipe Carlos prepara una casa del árbol para el príncipe George

Una vez más, se demuestra que el príncipe George se ha robado el corazón de la Familia Real británica. Ahora, es su abuelo, el príncipe Carlos, quien trabaja en una significativa sorpresa para el niño de dos años. Haciendo un viaje en el recuerdo, el príncipe Carlos ha mandado a restaurar la casa del árbol que construyera para el príncipe William y el príncipe Harry cuando eran niños. El jardín dedicado para en entretenimiento del Príncipe, estará localizado en la residencia de su abuelo en Gloucestershire, Highgrove.

El príncipe Carlos prepara una casa del árbol para el príncipe GeorgeVER GALERÍA

La casa del árbol fue instalada originalmente en 1989 para el cumpleaños número 7 del príncipe William, quien con su hermano, disfrutó de jugar en el lugar durante su infancia. Ahora, siguiendo los pasos de William, el hijo de la Duquesa de Cambridge, de soltera Kate Middleton, podrá crear sus propias aventuras en este regalo que le tiene preparado su abuelo. La casita fue redecorada con nuevos muebles, para que George pueda jugar en ella cuando visite al príncipe Carlos.

El diseño original de esta casa, fue creación del arquitecto William Bertram, quien tuvo la guía de William y Harry. En aquella ocasión, el ahora duque de Cambridge fue muy claro en sus especificaciones, “Quiero que sea tan alta como sea posible, para poderme escapar de todos y quiero que tenga una escalera de cuerda que yo pueda quitar, para que nadie pueda subir”. Al parecer, esta construcción cumplió todas las expectativas del Príncipe, y recibió el nombre de Hollyrood House, en honor a una de las residencias de la Reina Isabel II en Escocia.

El príncipe Carlos prepara una casa del árbol para el príncipe GeorgeVER GALERÍA

Este jardín tiene un especial significado para la relación entre abuelo y nieto, pues el Príncipe, quien es un enamorado de la naturaleza y fanático de la jardinería, plantó con George un Balsam Poplar conmemorando su gran cariño. Y aunque ni el príncipe William, ni el príncipe Harry, han heredado de su padre esta afición, con estos pequeños gestos se podría esperar que el hijo de los duques de Cambridge pueda seguir los pasos de Carlos.

Esto podría hacerse realidad, pues es sabido que el príncipe George gusta del contacto con la naturaleza. No es raro verle jugando en los jardines con su madre o visitando granjas de animales, en donde se ha convertido en un invitado frecuente. Aunque su hermana, la princesa Charlotte, es muy pequeña aún, se puede esperar que en el futuro se una al príncipe George para jugar en la casa del árbol como lo hicieran su papá y su tío.

El príncipe Carlos prepara una casa del árbol para el príncipe GeorgeVER GALERÍA

Más sobre: