Charlene de Mónaco: ‘Nadie me dio un ‘manual’ sobre cómo convertirme en princesa’

Para celebrar los primeros diez años del príncipe Alberto de Mónaco en el trono, él y su esposa, la princesa Charlene, otorgaron entrevistas hablando de cómo ha sido este tiempo. En una ocasión poco común, la sudafricana abrió su corazón para hablar los muchos cambios que sufrió su vida, pasando de ser una nadadora olímpica a princesa de uno de los rincones más chic de Europa. Feliz con sus decisiones y disfrutando al máximo la llegada de sus mellizos, el príncipe Jacques y la princesa Gabriella, Charlene está en un gran momento.

La princesa Charlene: ‘Nadie me dio un ‘manual’ sobre cómo convertirme en princesa’VER GALERÍA

Nadie disfrutó más de los festejos por el décimo aniversario del príncipe Alberto a la cabeza del principado, que su esposa. Sonriente y radiante, la Princesa se dejó ver en una faceta de lo más relajada bailando al ritmo de las canciones de Robbie Williams y romanceando con su marido durante todos los eventos del fin de semana pasado. Esto hace que se olvide con facilidad, que este matrimonio pertenece a los estrictos protocolos de la realeza, que Charlene confiesa no siempre son sencillos.

“Cuando llegué al Palacio, nadie me dio un manual sobre cómo convertirme en princesa. Estas paredes no había sido habitadas por una pareja real en los últimos 20 años”, contó al Paris Match. Y es que muchas veces se olvida que la mujer de 37 años dejó atrás su casa, país y carrera, por amor al Príncipe. “Extrañaba a mi familia, a mis amigos, al sencillo estilo de vida en el que había crecido”, afortunadamente, esto cambió pronto, “Felizmente, encontré nuevos amigos rápidamente, con quienes me he mantenido cercana”.

La princesa Charlene: ‘Nadie me dio un ‘manual’ sobre cómo convertirme en princesa’VER GALERÍA

En esos momentos difíciles, el Príncipe siempre hizo que todo fuera más fácil para ella, “Mi esposo continuó siendo mi más grande apoyo. Nunca truncó mis sueños o me detuvo en mis planes”. Entre los muchos cambios de su vida, estuvo el de adoptar una nueva religión, que como cuenta en esta entrevista, ha tenido un gran significado en su vida. Incluso, visitando el Vaticano con Alberto, como lo hiciera el príncipe Rainiero con su esposa, Grace Kelly.

La Princesa sabe que estos pequeños sacrificios poco significan al dejarlo todo para formar una familia, pues como ella misma dice, su boda del 2011 fue “para responder al llamado del amor”. Ahora, con años juntos y dos pequeños hijos, Charlene siente especial admiración por su marido. “Todo el mundo sabe que él posee una memoria increíble y una colosal capacidad para el trabajo”. Con gran felicidad y mucho amor, la Princesa considera que lo mejor de todos estos años fue la llegada de sus dos hijos, a quienes considera lo mejor de su vida.

La princesa Charlene: ‘Nadie me dio un ‘manual’ sobre cómo convertirme en princesa’VER GALERÍA

Más sobre

Regístrate para comentar