Parece que fue ayer, cuando el príncipe Alberto heredó de su papá, el príncipe Rainiero, el trono de Mónaco. Ante el legado histórico de su padre, Alberto se embarcaba en una gran aventura a la cabeza del principado. Diez años más tarde, mucho ha cambiado en la vida del Príncipe. Su boda con la princesa Charlene, el nacimiento del príncipe Jacques y la princesa Gabriella, y los grandes eventos en la vida de sus sobrinos. Con mucho que celebrar, Mónaco se prepara para la gran fiesta por el décimo aniversario de Alberto en el trono, pero de este no se espera que haya muchas selfies y es que el Príncipe no es un fanático de los selfie sticks.

El príncipe Alberto quiere un 10° aniversario en el trono sin selfiesVER GALERÍA

Uno de los instrumentos más populares de la época, ha quedado fuera del principado. Los museos de Mónaco y las visitas al Palacio, tienen prohibido el uso del palo para tomar fotografías. Y ha sido Alberto quien ha declarado que no quiere que estos objetos alteren la paz y seguridad de los ciudadanos. Pero no se trata de una decisión arbitraria, el Príncipe tiene una opinión en contra de las tendencias del momento.

“¿De verdad tenemos la necesidad de grabarnos en todo momento y cualquier situación?”, cuestionó reflexivo el Príncipe durante una entrevista con Point de Vue. Resulta curioso que uno de los hombres más seguido por los medios de comunicación tenga esta percepción. Pero al parecer, él prefiere que gente disfrute del momento, en vez de documentar cada insignificante detalle. “Nuestro país es una especie de refugio, un lugar donde reina la paz y la seguridad, donde podemos disfrutar todavía de una verdadera calidad de vida”, señaló orgulloso de su principado.

El príncipe Alberto quiere un 10° aniversario en el trono sin selfiesVER GALERÍA

Aunque fue en abril cuando se celebró el aniversario de su subida al trono, Alberto decidió esperar al verano para poder disfrutar en el mejor momento del año en Mónaco con su gente. Además, esta selección de fecha, permitió que sus mellizos crecieran un poco y que esta fiesta se diera ya pasado el bautizo de los bebés. Este fin de semana, el lugar de la Roca en Europa se vestirá de gala con todos sus invitados, por estos primeros diez años.

Y en todo este tiempo de trabajo por Mónaco, el Príncipe tiene muy claro qué ha sido lo más especial. “Los momentos más felices de los últimos diez años han sido, por supuesto, la boda con Charlene, pasando por el nacimiento de los gemelos. Eso tiene que ser lo primero en cualquier lista”, contó a People en un recuento desde su ascensión al trono.

El príncipe Alberto quiere un 10° aniversario en el trono sin selfiesVER GALERÍA

Más sobre

Regístrate para comentar