El Príncipe Carlos y la Duquesa de Cornwall encantados con su visita a Escocia

Como parte de una visita real, el Príncipe Carlos y la Duquesa de Cornwall disfrutaron de unos días muy ocupados por Escocia. Con gran ánimo, la pareja tomó ventaja de las celebraciones locales para aprovechar su estancia enmarcada en el clásico folclor de la zona. La comida y la bebida locales fueron parte clave de su paso por Edimburgo, en donde se dejaron llevar por las tradiciones del lugar. Una semana de eventos y visitas en la que fueron los divertidos protagonistas de las festividades que se llevaban a cabo.

Los Duques de Rothesay, como son conocidos en Escocia, hicieron una parada en el St. Andrews Square Food and Drink Market, en donde se dejaron conquistar por los sabores y olores de los platillos típicos de esta parte del mundo. Gustosa, la Duquesa aceptó los bocadillos que le fueron ofrecidos, degustando lo mejor de la cocina escocesa. Celebrando 15 años de este mercado, los locatarios no podrían haber tenido a mejores visitantes que a la pareja real.

El Príncipe Carlos y la Duquesa de Cornwall encantados con su visita a EscociaVER GALERÍA

En Portobello, los niños de las escuelas locales recibieron con gran entusiasmo a la pareja, quienes no pudieron evitar mostrar con sus grandes sonrisas lo encantados que estuvieron con este encuentro. Los pequeños integrantes de los equipos de kayak y de vela, fueron interrogados sobre sus hazañas por la Duquesa, quien muy interesada conoció más de su desempeño.

También durante esta visita, el Príncipe recorrió algunos trabajos de restauración en la ciudad. Y con su conocido espíritu altruista, los Duques de Rothesay firmaron un ukulele que será subastado para apoyar en la reconstrucción de uno de los sitios en necesidad. Entre los muchos lugares que pudieron recorrer en estos días, destaca su participación en la inauguración del Dumfries House Dog Show, en donde los dos mostraron su gran amor por los cachorros.

El Príncipe Carlos y la Duquesa de Cornwall encantados con su visita a EscociaVER GALERÍA

Claramente contentos con los peludos protagonistas del evento, el Príncipe y la Duquesa convivieron con los dueños de los perros y jugaron con algunos de los cachorros, entre los que estaban Beth y Bluebell, los dos perros rescatados por la Duquesa. El gusto de la pareja por los perros es tal, que durante su visita al Dumfries House Textile Destival, la Duquesa no pudo resistir ir al encuentro de Tilly, un simpático Jack Rusell, que vestía con bordados típicos de la región.

La última parada de este viaje, no podría haber sido más típica de la región. Enfundado en el clásico kilt, el Príncipe visitó la destilería de whiskey Laphoirag, en donde degustó la bebida local y firmó uno de los barriles de reserva especial de la compañía. La última ocasión en la que el Príncipe había estado en esta destilería había sido en 2008, y su regreso no podría haber sido más amistoso, recorriendo entre la cosecha local y sonrisas el lugar.

El Príncipe Carlos y la Duquesa de Cornwall encantados con su visita a EscociaVER GALERÍA

Más sobre

Regístrate para comentar