La Reina Máxima y el Rey Willem-Alexander se despidieron entre sonrisas de Estados Unidos

Gran expectativa causaba la primera visita oficial desde su coronación de los Reyes de Holanda a Estados Unidos. Y la Reina Máxima y el Rey Willem-Alexander no decepcionaron, compartiendo cuatro días de mucha actividad, enmarcadas por la calidez y buen humor de los monarcas. Washington D.C., Michigan y Chicago fueron las ciudades que visitaron en esta ocasión y en las que se tomaron el tiempo para conocer diferentes causas y personas de importancia en la estrecha relación entre Holanda y Estados Unidos.

Llegando desde Canadá, la Reina Máxima y el Rey Willem-Alexander tuvieron la oportunidad de disfrutar de tres intensos días. El Presidente Obama los recibió en la Casa Blanca, dando continuidad a la excelente relación que tiene con la pareja real, con la que compartió unos momentos de camaradería, dándoles la bienvenida oficial a los Estados Unidos.

La Reina Máxima y el Rey Willem-Alenxander se despidieron entre sonrisas de Estados UnidosVER GALERÍA

Aunque ya habían estado en nuestro país en diferentes ocasiones, ésta es la primera visita oficial que la pareja realizan desde que fueron coronados hace dos años. Y conscientes de la importancia de este encuentro para la relación de más de 400 años entre estas dos naciones, los Reyes se mostraron de lo más accesibles con todas las personas que se acercaron a ellos durante sus diferentes recorridos públicos.

Y la gente no escatimó en efusividad al encontrarse con los monarcas. Durante su visita a Grand Rapids, la pareja fue gratamente sorprendida con un pueblo vestido de naranja para darles la bienvenida. Los cantos típicos holandeses de los niños y la gran multitud que los esperaba, fue una grata novedad para los Reyes que encontraron en esta comunidad su casa lejos del hogar. Esto no es de sorprenderse, al tratarse de una región con una gran herencia holandesa.

La Reina Máxima y el Rey Willem-Alenxander se despidieron entre sonrisas de Estados UnidosVER GALERÍA

En una parada que fue poco documentada, los Reyes visitaron el Spectrum Health Helen DeVos Children’s Hospital, en donde tuvieron la oportunidad de conocer a algunos de los pequeños pacientes. Por supuesto, las más emocionadas fueron las niñas enamoradas de los cuentos de hadas, que con coronas de papel en la cabeza no podían creer que conocerían a Reyes de la vida real.

La constante de este viaje, fue la cercanía que la gente pudo sentir con la pareja real. No todos los días se ve a un rey tocando música como DJ y a la reina apoyándolo mientras lo hace. En más de una ocasión, los Reyes se permitieron romper el protocolo en pro de su relación con la gente. Su convivencia con la gente joven llamó especialmente la atención, no sólo interesados por los muchos proyectos que éstos les presentaban, sino que también interesados en hacerles preguntas personales tratando saber más de la juventud estadounidense.

La Reina Máxima y el Rey Willem-Alenxander se despidieron entre sonrisas de Estados UnidosVER GALERÍA

Más sobre

Regístrate para comentar