La Reina Máxima, radiante a su llegada a Michigan para celebrar la herencia holandesa en Estados Unidos

Los compromisos de la gira de cuatro días del Rey Willem-Alexander y la Reina Máxima por Estados Unidos, continúan siguiendo una detallada agenda, visitando puntos clave en la relación entre estos dos países. Después de que ayer estuvieron en Washington D.C. y visitaron la Casa Blanca, en donde se encontraron con el Presidente Obama, la siguiente parada es Michigan. La ciudad de Grand Rapids, conocida por su gran población holandesa en el país, ha recibido con los brazos abiertos a la pareja real.

La Reina Máxima, radiante a su llegada a Michigan para celebrar la herencia holandesa en Estados UnidosVER GALERÍA

A su llegada, la Reina Máxima lució espectacular, haciendo honor a Holanda con una blusa péplum en tono naranja, a juego con sus zapatos y bolso, combinados perfectamente con una falda y pamela en color dorado. El Rey, también hizo un guiño al color nacional con su vestimenta, al llevar una corbata en naranja. Ambos, combinados con el decorado de su avión y las playeras que usaron los niños que los esperaban ansiosos en el aeropuerto.

Los pequeños interpretaron la canción típica holandesa, Een Draaiersjongen, en la calurosa bienvenida. Al pie de la aeronave, los esperaba el Gobernador Rick Snyder, para poder recibirlos al estado de Michigan en donde estarán antes de viajar a Chicago, su último destino durante ésta, su primera visita oficial desde su coronación. La emoción de esta ciudad se dio desde que se dio a conocer que esta población estaría dentro de su agenda, y el Meijer Gardens se preparó para este día.

La Reina Máxima, radiante a su llegada a Michigan para celebrar la herencia holandesa en Estados UnidosVER GALERÍA

Se considera que este parque es una representación física de la herencia holandesa en los Estados Unidos, por lo que el Rey y la Reina lo recorrieron con gran interés y francas sonrisas. La estrecha relación de la comunidad holandesa en la región, ha hecho que esta parada sea por demás especial para el Rey Willem-Alexander y la Reina Máxima. Pareciera que el naranja ha inundado a la ciudad, ya que todos los habitantes han decidido vestirse a tono para rendir honor a los monarcas.

Y mientras este día está dedicado para celebrar sus raíces, ayer, la pareja real también tuvo la oportunidad de escuchar sobre los desarrollos tecnológicos y ambientales de interés para su país. Al buscar seguir trabajando en los distintos lazos entre estas dos naciones, los Reyes escucharon también con atención sobre las relaciones mercantiles entre ambos. Desgraciadamente, el Rey Willem-Alexander se quedó con las ganas de poder disfrutar de un buen partido de baseball. El clima evitó que el partido de los Nationals se llevara a cabo, y el Rey tuvo que conformarse con una visita al estadio. Antes de dejar Washington, la pareja real tuvo una visita guiada al Capitolio.

La Reina Máxima, radiante a su llegada a Michigan para celebrar la herencia holandesa en Estados UnidosVER GALERÍA

Más sobre: