La Reina Máxima y el Rey Willem-Alexander comienzan su visita por Washington D.C.

Ante mucha expectativa por su primera gira por Estados Unidos desde que fueron coronados, la Reina Máxima y el Rey Willem-Alexander llegaron a Washington D.C. Con la Embajada de Holanda como hogar para los próximos tres días, la pareja se mostró de lo más contenta por este viaje. Durante su primera velada en el país, disfrutaron de una cena en su honor, en la que pudieron convivir con algunos Think Tanks, con los que discutieron las prioridades de la política exterior, así como los puntos más importantes para el mercado y el potencial mercantil de estos dos países.

La Reina Máxima y el Rey Willem-Alexander comienzan su visita por Washington D.C.VER GALERÍA

Para este primer compromiso, la Reina lució espectacular en un traje de Natan, en beige con detalles en negro. Los zapatos de Christian Louboutin y el clutch en negro, combinaban con un particular broche que discretamente posaba sobre el hombro de Máxima, una gran araña de joyería.

Siguiendo el protocolo de las visitas de Estado, los Reyes asistieron esta mañana al cementerio de Arlington, en donde rindieron honores con una ceremonia oficial a los hombres caídos durante la guerra. Durante este compromiso, se recordó que Holanda es uno de los aliados más antiguos de los Estados Unidos, lo que ha derivado en una estrecha relación entre las naciones. A esta ceremonia, le siguió el cambio de guardias en la Tomb of the Unknown Soldier, en la cual estuvieron acompañados por un grupo de veteranos a quienes agradecieron por toda su labor durante su servicio activo.

La Reina Máxima y el Rey Willem-Alexander comienzan su visita por Washington D.C.VER GALERÍA

Para este solemne día, la Reina Máxima prefirió un vestido en blanco con negro, con un sombrero pillbox en negro y la melena levantada en un moño. Los Reyes también recibieron un tour por el Memorial Display Room, en el que otorgaron un regalo a nombre del pueblo holandés. El Rey Willem-Alexander se mostró especialmente emocionado durante estos momentos, al haber sido él mismo un hombre de las fuerzas armadas de su país, las cuales tuvo que dejar antes de ser coronado.

Esperándolos tras sus paradas de la mañana, estaba el Presidente Obama, quien los recibió en la Oficina Oval de la Casa Blanca. Viejos conocidos y grandes amigos, el Rey Williem-Alexander mostró su deseo de agradecer personalmente al Presidente el apoyo del ejército a su país durante la Segunda Guerra Mundial. Sonrientes y cercanos, los Reyes pasaron algunos momentos compartiendo con el Presidente. Tras este encuentro, la pareja real se dirige al Building Museum, para asistir a un seminario sobre urbanización.

La Reina Máxima y el Rey Willem-Alexander comienzan su visita por Washington D.C.VER GALERÍA

Más sobre: