Imprimir Enviar a un amigo
21 MAYO 2013

¿Qué tiara elegirá la Princesa Magdalena de Suecia para su boda?

La Familia Real sueca tiene una colección de joyas que podría marear de emoción a cualquier novia. El día de su boda, la suertuda Princesa Magdalena podrá escoger entre una selección de tiaras que ha pertenecido a las reinas de la dinastía Bernadotte durante centurias. Así que... ¿cuál de las brillantes tiaras adornará su cabeza el día en que se case con el deslumbrante financiero Chris O'Neill, el 8 de junio?

PULSA EN LAS IMÁGENES PARA IR A LA GALERÍA


Tiara

La primera experiencia de Magdalena con las tiaras fue en su cumpleaños 18, cuando sus padres, el rey Carlos Gustavo y la reina Silvia le regalaron una banda de aguamarinas.

La joya perteneció originalmente a la Princesa Luise de Battenberg, que después fue Reina Consorte de Suecia. La banda de estilo 'art decó' fue diseñada para ser usada en la parte más baja de la frente. Era un complemento perfecto para la juvenil y colorida belleza de la princesa adolescente.

Magdalena de Suecia

Desde entonces, Magdalena ha avanzado hacia piezas más impresionantes, y su favorita es la Tiara ' Modern Fringe', un anillo de diamantes engarzados entre sí, que se cree fue un regalo de su padre a su madre por su décimo aniversario, en 1986. Pero no es probable que la use en la boda porque ha sido una de las piezas de uso frecuente de la novia durante años.

Una boda real requiere algo espectacular, dentro de la tradición y apropiado para la magnitud de la ocasión. Nuestra mejor apuesta es la Tiara Camafeo, que es la pieza nupcial más tradicional de los Bernadottes. Su primera dueña fue la Emperatriz Josefina, quien la recibió como un regalo de su esposo Napoleón cerca de 1809, antes de heredársela a su nieta Josefina Leuchtenberg. Ella la introdujo a la familia real Sueca cuando se casó con el Rey Oscar I. La abuela materna Magdalena, la Reina Sybilla, comenzó la tradición de usarla en el ajuar de boda.

Magdalena de Suecia

Desde entonces la han usado dos hermanas del Rey, la Princesa Briggita, en 1961, y la Princesa Désirée, en 1964. Poco más de una década después (en 1976), su propia novia, Silvia Sommerlath (una belleza de ascendencia germano-brasileña) le robó el aliento cuando la usó con una exquisita y sencillo vestido de Dior.

La Tiara Camafeo fue vista de nuevo cuando su hija Victoria (heredera la trono) la usó para caminar hacia el altar en su boda con su ex entrenador personal Daniel Westling, quienes protagonizaron un auténtico cuento de hadas pleno siglo XXI.

Enmarcado en perlas, cada camafeo descansa en una base adornada con esferillas de oro y perlas. Y aunque todos son diferentes, el más importante retrata la historia de Cupido y Psyque.  Es exquisita cuando se le mira de cerca, pero tampoco se perderá entre la im´pactante belleza del Palacio Real de Estocolmo, que data del Siglo XVI.

Si Magdalena desea romper con la tradición, también está la Tiara Connaught, que una vez perteneció a la princesa Margarita de Connaught, quien se casó con el Rey Gustavo Adolfo en 1905. De hecho, la reina Silvia se la prestó a su hija menor para que la usara en la boda de Victoria. Compuesta de delicados aros 'No me olvides', completaban el vestido azul pálido de tul a la perfección.

Victoria de Suecia


Otras diademas que tienen posibilidad de salir a la luz incluyen una de amatistas que pertenece a su madre, y que ambas chicas han usado en alguna ocasión. También están las Tiaras Four Button y Six Button. Cualquiera que Magdalena elija, no hay duda de que se verá absolutamente radiante.
- - -

Dale "Me gusta" a nuestra página de ¡HOLA! en Facebook