Princesas fashion: de la pasarela a palacio

Los mejores diseñadores se disputan el privilegio de vestir a la realeza

Las princesas europeas son auténticos escaparates de moda. Sus cuidados vestuarios crean tendencia y las mejores agujas del mundo lo saben. La elección de las prendas que van a lucir en determinados actos oficiales llegan casi a adquirir el calificativo de "secreto de estado" y las firmas internacionales se disputan entre ellas el privilegio de poder vestir a la realeza. Cada princesa tiene sus diseñadores fetiche y son a ellos a los que recurren cuando saben que todas las miradas estarán puestas en ellas. Nada puede fallar, y mucho menos su "puesta en escena".

null


Carolina de Mónaco, fiel adicta a la moda, es una de las más experimentadas en esto del diseño. La hija mayor de la princesa Grace y el príncipe Rainiero, siempre confía en Chanel para sus grandes actos oficiales, un gusto que ha heredado su hija Carlota. Amiga íntima del diseñador de la casa Chanel, Karl Lagerfeld, Carolina no arriesga y confía su seguridad y su triunfo a la firma francesa.


Como hemos mencionado anteriormente, Carlota Casiraghi ha tenido en su madre una auténtica maestra en estilo, y en su exclusivo fondo de armario también cuelgan vestidos de Chanel, que "conviven" con otras grandes firmas a las que la hija de Carolina recurre para sus apariciones públicas como es Gucci o Giambattista Valli.



La princesa Mette-Marit, es una de las herederas que más críticas y halagos ha recibido por igual en las elecciones de sus vestuarios. Fiel al modisto noruego de alta costura Ove Harder Finseth, al que entre otros encargos confió el diseño de su vestido de novia, Mette-Marit también cuenta con alguna que otra creación de Valentino, a quien recurre en numerosas ocasiones, y de Emilio Pucci, cuya dirección creativa está a cargo del diseñador noruego Peter Dundas.



La princesa Máxima de Holanda, es una de las grandes musas del ya mencionado Valentino. Sus creaciones nunca fallan y la heredera al trono de Holanda se siente muy segura enfundada en cada uno de sus diseños. Él fue el encargado de vestirla de blanco en el día más importante de su vida ganándose así el respeto absoluto de la princesa.

 

La duquesa de Cambridge ha sido una de las últimas en unirse a esta exclusiva lista de "princesas de pasarela". Sus vestuarios han creado una auténtica legión de fans, hasta el punto de agotar las existencias en las tiendas en las que se comercializaban sus modelos, o incluso aquellos que los imitaban. La esposa del príncipe Guillermo se ha convertido en la mejor publicidad de la moda inglesa, destacando entre sus favoritos los diseños de la firma Alexander Mcqueen, las creaciones la modista brasileña afincada en Londres, Issa London, y la personalidad, el estilo y el romanticismo de las ‘obras de arte’ de Jenny Packham.



La princesa Victoria de Suecia, a quien numerosas ocasiones la hemos visto vistiendo moda ‘low cost’ de H&M, también siente predilección por algunos de los diseñadores dignos de las mejores pasarelas, entre ellos, la recién estrenada mamá recurre en las grandes ocasiones al diseñador libanés Elie Saab, muy solicitado también por Rania de Jordania, y al modisto italiano Giorgio Armani.



Cerrando este selecto grupo de princesas de ‘alta costura’, nos encontramos con Charlene de Mónaco. Acostumbrada a vestir ropa informal y deportiva debido a su pasada profesión como nadadora, la esposa del príncipe Alberto ha dado un giro radical a su forma de vestir, adquiriendo una colección de vestidos creados para triunfar. La firma suiza Akris se ha convertido se ha convertido en su a firma de cabecera y es a ella a la que recurre con asiduidad para aprobar con nota cada una de sus apariciones públicas. Armani y Marchesa también son dos de sus diseñadores imprescindibles cuando sabe que los mejores críticos de moda están al acecho.

Más noticias sobre...

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema