Los inolvidables anillos que han sellado las historias de amor de Príncipes y Princesas

Gracias a ellos Magdalena y Silvia de Suecia, Mary de Dinamarca o la Princesa de Asturias nunca olvidarán el día de su compromiso

Sus compromisos y respectivas bodas serán recordados para siempre por el hecho de pertenecer a las principales Casas Reales europeas. Pero para cada uno de estas princesas, y en algunos casos futuras reinas, una joya muy especial formará parte de su vida por su belleza y su valor simbólico. Estamos hablando de sus anillos de compromiso. Clásicos, modernos, con una o varias gemas... Son muchas las formas, tamaños y materiales preciosos que componen estas pequeñas obras de arte. Pero nada como la sonrisa de una princesa cuando decide darle el 'sí, quiero' a su príncipe azul.

null

El próximo año la Casa Real Sueca verá cómo sus dos Princesas contraen matrimonio. Con unos meses de diferencia se han anunciado los compromisos de Victoria y Magdalena de Suecia. La futura reina de Suecia se casará con Daniel Westling el próximo verano. El día de su compromiso, la Heredera mostró orgullosa un respladeciente solitario: un diamante en talla brillante montado sobre oro blanco.  A mediados de agosto, era su hermana, la princesa Magdalena, quien se prometía oficialmente con su novio, Jonas Bergstrom.  En este caso, el anillo estaba formado por una banda en talla baguette sobre la que se disponía un diamante en talla esmeralda.

null

Bastante queda aún para ambas bodas -la segunda está programada para el otoño/invierno de 2010-, pero las Princesas bien podían pedir consejo a nuestros Príncipes de Asturias. El día que anunciaron su enlace matrimonial el mundo entero pudo comprobar lo enamorados que estaban y doña Letizia no podía dejar de enseñar su anillo de compromiso a los periodistas que cubrieron el evento. La sencillez de líneas y la elegancia primaron en el diseño, confomado por 16 diamantes talla baguette montados sobre oro blanco. La boda de don Felipe y doña Letizia se celebró justo una semana después de la Mary Donaldson y Federico de Dinamarca. La Princesa que nació en Australia se hizo famosa el día que el príncipe Federico puso en su dedo un anillo tribanda formado por un diamante talla esmeralda custodiado por dos rubíes con la misma forma.  Cuatro años tuvieron que pasar para que la soberana danesa diera la aprobación para el segundo matrimonio de su hijo menor, el príncipe Joaquín. Divorciado de Alejandra Manley, Joaquín de Dinamarca se enamoró de la francesa Marie Cavallier. Rubíes, diamantes y zafiros -los mismos colores que los de la bandera francesa- hicieron de su anillo uno de los más vistosos de los últimos años.

null

Tres años antes, el príncipe Guillermo de Holanda también optó por poner una nota de color en el anillo de su prometida, la jovial Máxima Zorreguieta, cuya sonrisa se instaló muy pronto en el corazón de su nuevo país. La futura Reina de Holanda mostraba, hace ya ocho años, una auténtica joya realizada en platino y que combinaba en el centro un diamante naranja flanqueado por dos más en talla esmeralda.

Más lejanas en el tiempo quedan aún dos de las bodas que marcaron el final del siglo XX europeo: en enlace del príncipe Pablo de Grecia y Marie Chantal Miller y el del príncipe Eduardo de Inglaterra y Sophie Rhys-Jones. La primera tuvo lugar en 1995 en Londres y además de la alianza de casada, desde ese día la princesa Marie Chantal luce un impresionante zafiro de talla cabuchón, que recibió el día de su pedida. Cuatro años más tarde, eran Eduardo de Inglaterra y Sophie Rhys-Jones, actuales Duques de Wessex, quienes se daban el 'sí,quiero'. El hijo menor de Isabel II sorprendía al mundo pidiéndole matrimonio a su novia con una sortija que constaba de un diamante con talla bifásica, rodeado por dos pequeñas gemas.

Más noticias sobre...

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema