Hervé Moreu o el efecto mágico de los bordados en un vestido de novia