La trenza francesa, el peinado de fiesta que llegó para quedarse