Una lección de estilo, por la duquesa de Cambridge