Una princesa de inspiración rusa coronada con la impresionante tiara floral de los Hannover

La novia lució el tercer vestido que su amiga Sandra Manosour diseño para su enlace

Radiante y como una princesa. Así ha hecho su entrada Ekaterina Malysehva, la flamante esposa del príncipe Ernst August de Hannover en la iglesia del Mercado de la ciudad alemana. Pasadas las 12:00 horas la novia llegaba en un coche oscuro y desvelaba el secreto mejor guardado de la boda: su vestido. Al bajar del vehículo, junto a su padrino, dejó impresionados al público que se agolpaba a las puertas del templo. 

novios1

Había mucha expectación por ver el vestido que la diseñadora rusa iba a llevar en la ceremonia religiosa, el tercero de las tres creaciones que su gran amiga, Sandra Mansour, diseñó para ella con motivo de los festejos de su enlace. Para este importante día Ekaterina lució un elaborado diseño hecho a mano de encaje chantilly y pedrería inspirado en su Rusia natal. El traje, de manga larga, falda de gan volumen, escote redondo, mangas semitransparentes abullonadas y una larga cola, se acompañó de un velo a juego con el mismo encaje y pedrería que el resto del diseño, toda una obra de arte realizaba a mano y en excluisva para ella; y que ha supuesto tres meses y medio de trabjo. Un look imponente acorde a la Casa Real de Hannover a la que ya ha entrado a formar parte. 

Ekaterina contó con la ayuda de seis de sus amigas más íntimas que le colocaron la cola del vestido antes de entrar a la iglesia. Entre ellas se encontraban la medio hermana de su ya marido, Alejandra de Hannover y su amiga del alma, Dina Amer, que ejercició de testigo en la ceremonia civil del pasado jueves y que llamó la atención por su belleza y estilo.

ekaterina

El majestuoso traje de Ekaterina se completó con una espectacular tiara familiar y un bello ramo realizado únicamante con flores blancas, unos complementos dignos de una princesa. Como dato curioso, la novia prescindió de pendientes, seguramente para no restar ni un ápice de protagonismo ni a la diadema ni a su vestido. Su característica melena rubia la recogió en un moño bajo con raya y optó por un maquillaje luminoso y bastante discreto. 

Más sobre

Regístrate para comentar