James Middleton, o cómo superar el 'miedo escénico' en una boda

El hermano menor de la Duquesa de Cambridge se encargó de una de las lecturas durante la ceremonia, retransmitida a millones de personas

Hace unos meses, Pippa Middleton habló por primera vez en una entrevista sobre el vestido de dama de honor que llevó a la boda de su hermana, la Duquesa de Cambridge, en abril de 2011. El vestido de marras, diseñado por Sarah Burton a imagen y semejanza del traje de la novia (en el mismo color y tipo de tejido, y con una fila de botones a la espalda idénticos), estaba pensado para 'pasar totalmente deapercibido', fundiéndose con la cola del vestido de Catherine Middleton, uno de los trajes de novia más icónicos de todos los tiempos.

novias-james-03VER GALERÍA

El menor de los hermanos Middleton, junto a su madre, Carole, en la boda de los Duques de Cambridge

La hermana de la Duquesa de Cambridge no ha sido la única en pronunciarse respecto a su papel en la Boda Real de Inglaterra: el pequeño del clan, James Middleton, también ha hecho lo propio estos días, ahora que se cumplen más de tres años desde aquel esperadísimo 'sí quiero' en una lluviosa mañana londinense. Sus declaraciones, en concreto, vienen al hilo de la nueva línea de negocio de James, que parece decidido a seguir los pasos de sus padres, Carole y Michael Middleton, fundadores de una empresa de artículos de fiesta cuyo valor a día de hoy asciende a 35 millones de euros. Party Pieces ha inspirado tanto el espíritu empresarial de Pippa en esto del party planning como la Cake Kit Company de James, un negocio de kits de pastelería que acaba de ampliar su producción con un segundo proyecto, Boomf, que comercializa marshmallows (un tipo de dulce en forma de nubes de caramelo), personalizados con fotografías y mensajes.

novias-james-02VER GALERÍA

James Middleton ha revelado en una entrevista su 'miedo escénico' ante la lectura en la Boda Real de Inglaterra

Es precisamente Boomf lo que le ha llevado al menor de los hermanos Middleton a hablar sobre su papel en la Boda Real a la edición norteamericana de la revista 'Brides', en una entrevista en la que el joven empresario comenta los diferentes usos bridal de este tipo de dulces, que ya ha personalizado para parejas de novios en forma de save-the-dates, invitaciones y recordatorios. Al hilo del enlace de los Duques de Cambridge, el hermano menor de la Duquesa, más a la sombra hasta ahora que Pippa, desvela 'haber hecho alguna que otra sugerencia aquí y allá' durante los preparativos, aunque sin duda lo que más le preocupaba entonces 'fue tener que hacer una lectura pública', especialmente por la dislexia que padece desde la infancia, y que siempre, según reconoce, le habría causado problemas al tener que leer en voz alta. 'Saber que tienes que leer en la Boda Real no tiene que ver sólo con la congregación: sabes que tus palabras van a ser retransmitidas a billones de personas en todo el mundo. Así que aprenderme el discurso palabra por palabra me mantuvo ocupado un tiempo', reconoce.

novias-james-01VER GALERÍA

Los hermanos de la Duquesa de Cambridge han heredado el espíritu emprendedor de sus padres

Los nervios ante una lectura de boda pueden jugar una mala pasada a más de un invitado, ya sea una ceremonia con millones de espectadores, o en otra algo más íntima, con sólo unos pocos invitados. Este miedo escénico es de hecho de lo más corriente, y una de las razones por las que no está de más, no sólo saberse el discurso al dedillo, sino practicar alguna que otra técnica de relajación previa a la ceremonia, que nos ayude a pasar por este momento disfrutando de él en lugar de convertirlo en un mal trago.

Aquí tienes algunos consejos prácticos  para sobrevivir a una lectura de este tipo (sin morir en el intento):

-Memoriza el discurso de antemano y lleva notas contigo, por si te falla la memoria, ya sea escritas en papel o en una tableta gráfica (no en el móvil: el tipo de letra debe ser lo bastante grande para poder leer a distancia).

-Cuando te asalten los nervios, piensa que no es para tanto: cometer fallos es humano, y seguro que ni los novios ni los invitados lo tendrán en cuenta en un día así.

-Lee pausadamente y tómate tu tiempo, sin atropellarte. Inspira y expira profundamente y con calma antes de empezar a leer, para mantener las pulsaciones a raya.

-Haz ensayos en casa, con y sin público, y pide consejos sobre cómo gesticular o dónde hacer pausas más largas. Intenta llevar el mismo traje o vestido en el ensayo final, para ponerte en situación, y poner a prueba otros detalles técnicos (como la elasticidad de las prendas o la transpiración).

-Haz uso del sentido del humor: incorpóralo a tu discurso y, si los nervios te vencen, deja claro que hablar en público no es lo tuyo, aunque por los novios harías lo que fuera. Incluso leer en voz alta ante desconocidos.

-Usa algún que otro consejo de experto en esto de la oratoria, como evitar el uso de clichés y frases hechas si es que se trata de un texto propio (cuanto más personal sea la lectura, mejor).

-A veces, leer a medias con otra persona nos ayuda a vencer el miedo escénico. Discute esta posibilidad con los novios y busca a un segundo de a bordo que te ayude a sobrellevar la tarea. Este tipo de discursos de a dos, además, sirven tanto para las lecturas en Iglesia como las civiles, donde está permitido inculir anécdotas e historias personales.

-No te olvides de abrir y cerrar el discurso dirigiéndote exclusivamente a los novios. Cruzar una sonrisa con ellos no sólo es el gesto más tierno para las palabras que les vas de dedicar: además servirá para tranquilizarte centrando toda tu atención en ellos.

Más sobre

Regístrate para comentar