Doce tocados de fiesta para enamorarse este otoño

Tanto las pamelas como los sombreros y tocados son accesorios muy populares entre las invitadas de boda españolas

novias-tocados-09VER GALERÍA

Mary de Dinamarca, con un tocado morado con plumas y broche complementando un traje neutro
Las pamelas y sombreros son, tradicionalmente, dos de los accesorios de boda preferidos por las españolas, especialmente en las bodas de mañana; en las de tarde el protocolo recomienda evitarlos, sustituyéndolos por una diadema o un tocado más discreto (la pamela sirve para proteger del sol mientras que el tocado se considera simplemente un adorno para el cabello), aunque, como hemos visto en alguna ocasión, a veces el protocolo está para saltárselo. Estas piezas. generalmente de taller y confeccionadas artesanalmente -aunque hoy en día muchos modelos se pueden comprar en tiendas regulares, con diseño 'a granel'-, sirven para darle un giro a los vestidos de boda, permitiendo flexibilizar el armario de fiesta con tan sólo unas pocas prendas básicas: por ejemplo, una única falda, varios tops y un par de sombreros dan lugar a decenas de combinaciones.

novias-tocados-13VER GALERÍA

Tocado en espiral con pedrería y lentejuelas, de Reyes Hellín
Los tocados y sombreros sirven para acompañar un little black dress, por ejemplo, o un bandage dress: prendas todoterreno que, sin ser necesariamente festivas, se elevan a la categoría de ceremonia con la pieza de sombrereía adecuada. En Reino Unido, así como entre las royals europeas, el tocado tiene casi tanta historia como en España, a diferencia de Estados Unidos, donde la diadema y las tendencias de temporada suelen ser lo que marca qué se ponen a la cabeza las invitadas de boda, independientemene del timing de la ceremonia, o el resto de normas que dominan este tipo de accesorios y que tienen tanto que ver con el tamaño y forma de la pieza, como con su capacidad para compensar la silueta o el color, a juego o no co el resto del outfit.
novias-tocados-08VER GALERÍA

Erin O'Connor con tocado lateral de plumas. Emmy Rossum, con diadema en la fiesta de 'Vanity Fair'
Hablando de royals: es precisamente el dresscode que normalmente rige los armarios de los miembros de la realeza lo que permite un amplio abanico de posibilidades en lo que a sombreros y tocados se refiere, especialmente en los eventos y actos protocolarios que se celebran mañana. Todas las cuestiones de protocolo, de hecho, se resuelven entonces sin dejar lugar a dudas, al tiempo que se marcan las tendencias en el uso de este accesorio, gracias a la visión avant garde de algunos de los rostros de la realeza. Es el caso por ejemplo de la pamela naranja de Matilde de Bélgica, o el turbante que lucía hace sólo unos meses, así como el tocado en forma de acento minimalista de Máxima de Holanda, y que es muy similar al que Beatrice Borromeo llevaba a la boda de Félix de Luxemburgo y Claire Lademacher.

novias-tocados-04VER GALERÍA

Dos de los miembros de la Realeza que más arriesgan con sus tocados: Matilde de Bélgica y Máxima de Holanda
En la facción más clásica de esta tendencia: Mary de Dinamarca y la Duquesa de Cambridge, más discretas y con predilección por los colores neutros y las piezas recogidas y cerradas.

Elegimos doce tocados perfectos para invitadas de otoño en la galería de imágenes.

Más sobre

Regístrate para comentar