Tendencias de novia 2015: Casi blanco

El 'off-white' domina las nuevas colecciones nupciales, con destellos en tiza o perla, lavanda, crema y champán

VER GALERÍA

Monique Lhuillier fue de las primeras en conquistar el off-white de novia en Nueva York

El off-white abarca literalmente todas las tonalidades cercanas al blanco: crudos, una de las versiones de vestido de novia históricamente más populares, pero también tizas, grises, talcos, el radiante marfil, el crema, el lavanda blush o el blanco flor. El abanico de 'casi blancos' es amplio y variado, tanto que parece casi mentira que se le dediquen tantas tonalidades a una escala donde las únicas variantes que entran el juego es el desequilibrio entre colores primarios en su composición.

VER GALERÍA

'Casi blancos': los crudos y marfiles de Amsale para la temporada 2015

El auge del off-white se remonta a mediados de los años 50, cuando los 'casi blancos' solían enmarcarse en la misma gama de los beis. Una formulación científica que determina con exactitud en qué zona del espectro nos encontramos al distinguir entre un blanco holandés o un écru francés, definiendo con precisión cuál es color exacto del blanco, la tonalidad por excelencia de la novia.



Los metalizados en oro y plata dominan las nuevas colecciones. En la imagen, Theia colección 2015

La popularidad del off-white ha sido una constante en las tendencias nupciales de los últimos años, aunque nunca tan fuerte como en las colecciones de la temporada que viene: junto al crop-top o a la espalda descubierta, las variedades de 'casi blanco' definen una de las tendencias más fuertes de las nuevas propuestas en diseño nupcial internacional. Algo que despegaba en Nueva York a finales del mes de abril, con un espectacular desfile en el showroom de Monique Lhuillier en ascendentes tonos de tiza y gris coronados por un vestido de novia lavanda, y que se ha mantenido presente en las pasarelas de Barcelona, Madrid y Milán.

VER GALERÍA

VER GALERÍA

Más looks: en plata, de Naeem Khan, y achampanados estilo años 20, de Jenny Packham

Las firmas que se han ganado a pulso una mención especial: los metalizados en oro y plata de Naeem Khan y Theia, y los trajes de novia lenceros en champán y humo de Jenny Packham. El oro también tiene su protagonismo en la propuesta de la española Jesús Peiró, que lo incorpora tanto al tratamiento del color en el tejido como a los bordados e incrustaciones de paillettes. El off-white más puro: el de Amsale, en crema, beis y marfil.

¿Quieres ver ejemplos de esta tendencia? Los resumimos todos en la galería de imágenes.

Más sobre

Regístrate para comentar