Tendencia: Vestidos de novia con collares incorporados

Las incrustaciones de pedrería encuentran un nuevo significado en colecciones como las de Amsale o Isabel Zapardiez

by hola.com
Los vestidos de novia con incrustaciones de pedrería han sido una tendencia constante en las colecciones nupciales de los últimos cinco años. Algo que no habíamos visto hasta ahora, al menos no hasta el punto de consolidarse como una tendencia con nombre propio, son los trajes con incrustaciones a modo de collar, o incluso collares que se incorporan y funden con el tejido, dando una vuelta de tuerca a las piezas de Swarovski que normalmente adornan estas creaciones.

Detalles refulgentes que multiplican la luz e iluminan el rostro, y que en las colecciones 2014 han tomado diversas formas, tanto enmarcando el cuello en un escote halter cerrado, como dando varias vueltas sobre los hombros en los vestidos de novia lenceros de corte años 20, o creando franjas completas de pedrería en los modelos de hombros caídos.
* Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página
Tres estilos de novia, tres maneras de incorporar el collar al vestido: Amsale se desmarca en su colección de invierno con tres de las variables más habituales de la novia -imperio, sirena y princesa-, añadiendo detalles de pedrería sobre el escote, tanto en estilo halter como a modo de tirantes. © Estrop
Estos tres collares de vueltas con hileras de cristal, de clara inspiración años 20, pertenecen a la colección 2014 de Johanna Johnson, y funcionan a la perfección sobre sus vestidos lenceros de satén de seda, que limitan peligrosamente con las creaciones de fiesta. © Estrop
Una de las apuestas más arriesgadas de la temporada es esta de Hayley Paige, con capa-joya combinada con escote corazón de gasa drapeada, que descansa sobre los hombros y que recuerda a los collares de una princesa egipcia. La diseñadora no se olvida del halter, otro de los escotes que permite incorporar con facilidad este tipo de detalles de pedrería, debajo justo de la barbilla. © Estrop
Otro collar incorporado al vestido de novia, con escote halter de tul de seda, de Amsale. © Estrop
Entre las colecciones de los diseñadores españoles, destaca la de Isabel Zapardiez, que también se atreve con el collar incorporado al traje, añadiendo detalles de flores al cuello de esta túnica achampanada, o con una pechera de bordados de oro enmarcada de plumas, y que también combina sobre un vestido de novia de estilo lencero. © Estrop
Una versión que permite jugar más ampliamente con la fantasía los detalles de cristales es el vestido con escote de hombros caídos, que alarga los bordados con destellos a lo largo de la línea de los hombros, creando un arco. Este tipo de vestidos multiplican la luz que incide sobre el rostro de la novia. En la imagen: vestido de 'línea A' de Reem Acra, con bordados a juego con el tocado, y traje cincuentero con falda por encima del tobillo, de Jenny Packham. © Estrop
Otro ejemplo: este vestido con capa de gasa drapeada y franja de pedrería bajo la barbilla, con cuello redondo cerrado, de la colección 2014 de Naeem Khan. © Estrop
Otro vestido de noche de corte años 20, con collar de varias vueltas, de Badgley Mischka. A la derecha, ejemplo de detalles de pedrería bordados sobre pétalos, también enmarcando el cuello, de la colección de vestidos de novia de invierno de la firma. © Estrop