Ideas para lucir un 'crop-top' de fiesta este verano

El 'top' evoluciona de la camiseta al armario de fiesta en las colecciones de la Semana de la Moda de Nueva York



Las maxifaldas con crop-top de Alberta Ferretti, primavera-verano 2014

Desde que Madonna los popularizase en la década de los 80, los crop-top -las camisetas o blusas cortas, que dejan al aire el ombligo-, no habían vivido un comeback como el de esta primavera: prácticamente todas las colecciones, especialmente las que desfilaban sobre la pasarela de Nueva York, han incorporado este corte a las tendencias primavera-verano, dejando atrás la fórmula original de camiseta corta y vaquero. Looks de fiesta, vestidos cóctel, faldas lápiz, pantalones, esmoquin... se rinden al regreso del crop-top, que ha conquistado desde las semanas de la moda hasta la alfombra roja.



Kerry Washington una premamá crop-top en la entrega de los SAG Awards

Una de las primeras en apuntarse a esta tendencia en 2014, y desbancar sus mitos de un plumazo, era la actriz Kerry Washington, que acudía a la entrega de premios de los SAG Awards el pasado enero desafiando las reglas de la climatología pero también las de la gravedad: embarazadísima de seis meses, la actriz se enfundaba en un modelo de Prada hecho a medida, con camisa crop-top en color rosa, y falda volada en negro.



Monique Lhuillier se decanta por las faldas lápiz y los pantalones de tiro alto, que dejan poco al descubierto

La idea de que este tipo de traje sólo es apto para abdominales de acero no podría ser más desacertada: el look crop-top funciona con todas las siluetas, y es fácil de incorporar al armario de fiesta dependiendo del corte y el largo. Algunas colecciones, como la de Monique Lhuillier, insinúan más que enseñan: sus juegos de falda a la rodilla y top corto incorporan una delicada capa de encaje, que deja esa parte del cuerpo ligeramente al descubierto, pero sin mostrar demasiado. Otras maneras de equilibrar la figura serían elevando la cinturilla del pantalón o la falda, alargando el bajo hasta más allá de la rodilla, o combinando el cuerpo con un blazer o una torera.


Maxifaldas con top corto en naranja, fucsia y blanco, de Monique Lhuillier

Lo mismo sucede con los tops bandeau cruzados sobre el pecho de Proenza Schouler, que añaden volumen y movimiento a la figura femenina mediante faldas tableadas en efecto bicolor, o las faldas de volantes con volumen XL y acabado acampanado de Alberta Ferretti, que también incorporan el crop-top a sus variantes de fiesta sobre una paleta veraniega de vivos colores.



Diferentes versiones del crop-top de fiesta: Zimmermann, J. Mendel, Tracy Reese y Rachel Zoe



Oro y metal, visto en las colecciones de Proenza Schouler y Zimmermann

Más ideas para reconvertir esta tendencia en un look de invitada de boda: los dorados, metalizados y el shimmer effect (o 'efecto brillante'), tanto en faldas de línea A con vuelo, como en bajos con cortes evasé o los pantalones y faldas pantalón. El lamé juega un papel importante en los vestidos de corte más ochentero, para las invitadas que quieran lucir un look lo más fiel posible a la tendencia original. Los cortes que más se repetirán en los eventos de este verano: las camisetas bustier, los tops de aire lencero, los escotes corazón, el boho chic, los estampados de flores y los acabados con detalles de flecos de aire ibicenco.

Más sobre

Regístrate para comentar