Una Boda Real de lo más dulce

Recordamos algunas de las tartas de boda de la realeza más bonitas

VER GALERÍA

La tarta de bodas de Charlene y Alberto de Mónaco, quizá la más espectacular, con dos mil flores. © Getty Images

La repostería es uno de los estandartes de la gastronomía británica. De ahí que las tartas de bodas y creaciones pasteleras en las bodas del Reino Unido se cuenten entre las más espectaculares del mundo: con relleno de frutas, ron y brandy como receta tradicional, sólo así se explica que la tarta de bodas del enlace de los Duques de Cambridge tuviese tanto protagonismo como los protagonistas de la ceremonia, o que una de las rebanadas del pastel de bodas de Isabel II de Inglaterra se subastase este mismo año, seis décadas después de su enlace junto al Duque de Edimburgo.

VER GALERÍA

El proceso de creación de la tarta de bodas de los Duques de Cambridge llevó varias semanas. © Getty Images

Las tartas de las Bodas Reales merecen, de hecho, un capítulo aparte dentro de la repostería nupcial: pocas veces se ven despliegues gastronómicos de una dimensión semejante, tanto en planta -como olvidar las más de dos mil flores de la tarta de bodas de Charlene y Alberto de Mónaco-, como en tendencias en sabores, rellenos y coberturas.

Este tipo de creaciones, además, suelen incorporar detalles y homenajes que hacen referencia al origen de los recién casados o al futuro en común que les espera: símbolos heráldicos, flores con significado, referencias geográficas... ¿Quieres ver algunas de las tartas de bodas de la realeza más bonitas de las últimas décadas? No te pierdas la galería de fotos.

Más sobre

Regístrate para comentar