Tratamientos de belleza: Comienza la cuenta atrás para la boda

¿Cómo es el 'planning' de belleza de la novia el mes antes del día B?

null

Las cuatro semanas antes de la boda son probablemente las que más eleven el nivel de estrés de la novia: una recta final donde cerrar todos los detalles y hacer las últimas pruebas de maquillaje y peinado. Es precisamente este terreno, el de la belleza, el que más interés despierta entre las mujeres a punto de pasar por el altar. ¿Cómo es el countdown ('cuenta atrás')  antes de la boda? Desde Chi Spa nos explican un planning orientado a las últimas cuatro semanas antes del día B.

Cuatro semanas antes de la boda

El mes antes de la boda es el momento de realizar la última prueba de peluquería y maquillaje: es importante que tu beauty look esté coordinado con el traje que hayas escogido, así como con la época del año en la que se celebre la ceremonia. Es momento también de darle los últimos retoques al cabello: baños de color, tratamientos de keratina, hidratación a fondo...

Si estás pensando en hacerte un cambio de imagen más allá de refrescar el color o cortar las puntas, es recomendable llevarlo a cabo con el tiempo suficiente para que te adaptes a él, o reaccionar y cambiarlo si el nuevo estilismo no es exactamente lo que esperabas. Otra parte de rostro que se lleva toda la atención en estos días son las cejas: encontrar la línea perfecta de la ceja requiere algo de tiempo, ya que el diseño se basa en la fisonomía particular del rostro, dependiendo del tipo de cara y ojos de cada persona. Mediante el diseño de cejas, además, lograraremos que un rostro redondo parezca más fino, y que los rasgos excesivamente angulosos se dulcifiquen.

Tres semanas antes de la boda

Comienza la semana con una limpieza de cutis, que 'borre' los efectos de los factores ambientales que normalmente impiden que la piel brille con luz propia: el estrés, la alimentación, los malos hábitos, la contaminación ambiental... Un ritual de limpieza básico prepara, descongestiona y condiciona la piel, para que los cosméticos actúen en profundidad.

Otro de los tratamientos que cada vez gana más adeptas es el tinte de pestañas: ayuda realzar la mirada de forma natural sin ser del todo permanente (el efecto dura entre dos y tres meses); amplifica el efecto  acompañándolo con una permanente, que rice las puntas.

Dos semanas antes de la boda

El scrub corporal, o exfoliación, forma parte fundamental del timing de la penúltima semana antes de la boda, eliminando impurezas, y dejando la piel lisa y preparada para su hidratación. Este tipo de tratamiento resulta ideal como preparación a la depilación de piernas, ingles o axilas.

Una semana antes de la boda

Lo dicho: depilación, siempre programada antes del último día para evitar llegar a la boda con marquitas o irritaciones. Es tiempo también de realizar la manicura y pedicura, y los tratamientos autobronceadores para cara y cuerpo, apostando eso sí, por productos que activen la melanina de la piel, para que no tengas que preocuparte por posibles residuos.

Un capricho de última hora: la exfoliación del cuero cabelludo y la mascarilla para el pelo, para dejarlo más nutrido, sano y brillante.

Más sobre

Regístrate para comentar