03 JUNIO 2013

¿Novia o fiesta? Vestidos que te podrás poner en más de una ocasión

Algunas de las nuevas colecciones de fiesta y novia para 2014 nos traen propuestas prácticamente intercambiables

Las colecciones de novia y fiesta para 2014 son más intercambiables que nunca: looks de novia que bordean en el traje de noche, como casi todas las propuestas que componen la colección de Rosa Clará, líneas suaves, con pocas concesiones a los pomposos trajes princesa, faldas en A a la rodilla, shorts, plumas, apliques, lentejuelas y gamas de color que van desde el rosa al oro achampanado, pasando por discretos platas, malvas y nudes.

Junto con los trajes desmontables, otra de las tendencias que entran con fuerza en las colecciones del año que viene, y que alojan en sus costuras dos vestidos en uno, estas variaciones, que juegan con los límites entre el vestido cóctel y el de novia, permiten infinitas permutaciones, capaces de dar dos, tres y más vidas a un vestido hasta ahora concebido para una única ocasión. Una manera de rentabilizar un inversión por lo general cuantiosa, y exprimir al máximo la experiencia del vestido de novia durante toda la temporada.

¿Quieres saber qué looks podrás llevar el año que viene? Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página

Dos vestidos de fiesta de Amsale en gasa de seda de color nude, con escote corazón y manga asimétrica. 

A la izquierda, vestido cóctel de inspiración bridal, de las colección 2014 de Patricia Avendaño, con paillettes en color oro y sobrecapa de gasa bordada de encaje. A la derecha, cuatro trajes de fiesta de Cabotine, en champán y rosa palo, con apliques plata, plumas y líneas entre el péplum y el look cincuentero a la rodilla. 

Vestidos joya de Matilde Cano, en color champán, rosa y azul. 

Los vestidos de noche para novia de la nueva colección de Rosa Clará, con siluetas sencillas y apliques en forma de lentejuelas nacaradas, detalles de strass y pedrería o plumas. 

Dos damas de honor y una novia muy peculiar, con shorts y jersey de punto, vistas en el desfile de Theia, en Nueva York. Los trajes para invitadas, con pétalos de tela en rosa o blanco degradé, bien podrían servir para una novia coqueta que busque un vestido con color para su gran día. 

Las novias hippies de YolanCris se decantan por los vestidos femeninos y muy veraniegos, que permiten varias vidas gracias a los tirantes finísimos, las camisas o los complementos. 

Invitadas años 20, con trajes a medio muslo, detalles de plumas y brocados y encajes en rosa y plata, de la colección de fiesta de Sonia Peña 2014. 

Más modelos en corto, esta vez para novia. El año que viene se llevan las faldas cincuenteras de línea A cortadas a la altura de la rodilla, los vestidos ceñidos a la cintura que marcan la silueta y las faldas de tubo. Cuatro opciones muy 'ponibles' para novia. 

Cortas son también las propuestas para el próximo año de Pronovias, que recuperan el vestido-joya acortado por encima de la rodilla, las transparencias y los bordados. 

Una de las colecciones más limítrofes entre los vestidos de novia y fiesta es la de Isabel Zapardiez: la diseñadora fusiona sus dos líneas con vestidos donde se funden conceptos de uno y otro lado, en los que no faltan los colores ambiguos, como la plata o el oro achampanado, las siluetas amplias y vaporosas, y los encajes ornamentales. 

Más noticias sobre...