21 MAYO 2013

Vive el sueño polinesio en tu luna de miel

¿Sabes dónde se esconde la 'pequeña Bora Bora'?



Las Islas Cook son una de las joyas mejor guardadas del Pacífico Sur

¡Kia Orana! O lo que es lo mismo, ¡Salud! en idioma maorí. Una de las cien expresiones que todo viajero debe conocer antes de aventurarse en las islas del Pacífico Sur, y que será lo primero que las parejas que escojan este exótico destino como viaje de novios escuchen nada más descender del avión.

La Polinesia es uno de los destinos más bellos de esta zona del mundo, ideal para los enamorados que busquen un escondite diferente, con playas infinitas de arena blanca, arrecifes de coral y verdes montañas volcánicas, entre otros muchos tesoros increíbles escondidos a lo largo y ancho de sus más de mil islas. Magia, tranquilidad e intimidad en un viaje perfecto, que tiene dos perlas extraordinarias: las islas de Rarotonga y Aitutaki, dos joyas paradisíacas en el corazón de las Islas Cook, dispersas entre el oeste del Reino de Tonga y el este de Tahití.

Un destino que replica el mito hawaiiano pero con menor índice de turistas por metro cuadrado, ideal para quienes busquen dejarse conquistar por la magia de los Mares del Sur. La isla principal, más montañosa, está rodeada de playas de arena blanca con un increíble arrecife de coral, mientras que la segunda, situada a una hora de vuelo, se conoce como 'la pequeña Bora Bora', y posee una de las lagunas naturales más bellas del mundo.



Lagunas naturales y playas de arenas blancas, para una luna de miel de ensueño

Como todo destino de luna de miel, eso sí, las islas de la Polinesia ofrecen un amplio abanico de actividades que se adaptan a las aficiones y gustos personales de cada pareja, desde las más aventureras, con escuelas de windsurf, buceo o snorkel, hasta senderismo, expediciones 4x4, espeleología o la posibilidad de conocer la artesanía local de manos de sus isleños.

Los alojamientos destacados de las islas no se quedan atrás respecto a otros destinos para la honeymoon. El hotel-boutique The Little Polynesian, por ejemplo, ofrece impresionantes vistas a una tranquila playa y una laguna de aguas turquesas, además de catorce bungalows privados sobre la arena de la playa o en un espectacular jardín. El secreto de este pequeño hotel reside en su respetuoso equilibrio con la tradición de las islas, con maravillosas piezas de madera talladas a mano por artesanos locales.

Para quienes busquen un destino aún más secreto, el hotel Aitutaki Lagoon Resort & Spa se encuentra en una isla privada a la que solamente se puede acceder en barco, convirtiéndola en el destino estrella de muchas celebrities. El hotel es, además, el único con vistas a la laguna del interior de la isla, y cuenta con siete bungalows suspendidos sobre el agua.

Un destino de ensueño para perderse en el viaje más romántico después de la boda.
- - -

Dale "Me gusta" a nuestra página de ¡HOLA! en Facebook

Recomendaciones



Horóscopo