Barcelona Bridal Week 2014: Hannibal Laguna, Patricia Avendaño y Raimon Bundó

Las tres firmas protagonizaron la recta final de pasarela Gaudí Novias en la jornada de ayer

by hola.com
Trío de ases en la recta final de la tercera jornada de desfiles de la Barcelona Bridal Week: Hannibal Laguna, Patricia Avendaño y Raimon Bundó se encargaban de poner el broche de oro a la tarde de ayer sobre la pasarela Gaudí Novias, con sus respectivas colecciones de novia y fiesta para 2014.

Looks inspirados que comienzan su recorrido con las novias cincuenteras de Hannibal Laguna, que propone maravillosos vestidos ceñidos a la cintura, convirtiendo a las novias en fragantes flores blancas. El diseñador apuesta por el guipur troquelado y las grecas de encaje como forma de complementar los vestidos, rematando sus escotes y bajos con acabados en puntillas de encaje.

Las propuestas de novia y fiesta de Patricia Avendaño toman el relevo con una paleta cromática equivalente a una explosión de color: además de malvas, azulones, verdes y rojos, la diseñadora se atreve esta vez con los pasteles, incorporando mentas, celestes y rosas a su colección 2014. 

El color también es protagonista de la doble colección de Raimon Bundó, que presentó ayer sus dos líneas -la principal-, obra de Cristina Arana, e 'Ir de Bundó', más juvenil y diseño de Ivonne Ruiz. Novias de factura tradicional frente a vestidos etéreos y libres de convencionalismos, con sorprendentes pinceladas de color en tonos aguamarina, añil o teja en forma de aplicaciones o tinturas elaboradas a mano.
* Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página
'Love & Love' es el nombre de la nueva colección de vestidos de novia de Hannibal Laguna. Una propuesta sin sorpresas, pensada para enamorar a las fans del diseñador valenciano, con líneas escultóricas y perfiles románticos, que se traducen en vestidos suntuosos con cuerpos entallados, y evocadoras siluetas de estilo fifties
Los cortes abullonados y la figura de corola invertida transforman a las novias en exóticos narcisos de color blanco, en gazar de seda, mikado, charmeuse, chantilly francés, bordados en guipur troquelado y grecas de encaje. Las superposiciones también juegan un papel vital en las novias 'made in' Laguna, creando efectos acuosos en torno a los pies, con tejidos que aportan soltura y movimiento. 
Destacamos: los boleros de gasa con puños de encaje, los vestidos de línea princesa con encaje de flores y escote palabra de honor -sencillos pero cien por cien bridal-, las faldas con doble plisado, cuerpo de encaje y cintura-joya, y los bajos de gasa rematados con puntillas. 
La paleta de colores también recuerda a las flores más puras del ramo de novia: blanco orquídea, camelia, angora y nácar. No faltan los trajes de novia en varios largos, con modelos abullonados a la rodilla y vestidos que dejan al aire los tobillos. 
La nueva colección de Patricia Avendaño se caracteriza por las líneas sencillas y atemporales, con cortes precisos, faldas vaporosas y cinturas marcadas, que realzan los vestidos dándoles un aire de costura. 
Aunque la diseñadora siempre se acuerda de incluir a las novias en su desfile, su verdadera apuesta son los vestidos de fiesta, donde echa los restos creando una de las paletas de colores más vistosas de la pasarela, frente a los tonos ivory, champán y plata de sus creaciones nupciales. 
Rojos, verdes, azules y malvas suelen ser algunas de las tonalidades imprescindibles en las colecciones de moda de fiesta de la diseñadora, que este año se atreve también con la gama pastel, un terreno hasta ahora inexplorado por la firma. No es la primera en salirse de sus propios límites en esta edición de la Barcelona Bridal Week: ayer mismo veíamos hacer lo mismo a Jordi Dalmau. 
Las siluetas, esbeltas y femeninas, favorecen a la figura de la mujer gracias a cuidados patrones y detalles pensados para realzar individualmente cada pieza. 
Los tejidos: sedas naturales, muselinas, tul, mikados y organzas, además de crepes y tejidos con gran peso y movimiento en los trajes de novia. 
Junto al conjunto de total looks que apuestan por una misma gama de color, Patricia Avendaño se atreve en esta ocasión con brillantes estampados contrastados con piezas de color negro, que brillan gracias a las aplicaciones de pedrería y las plumas. 
La propuesta de Raimon Bundó se estructura en dos líneas, que coinciden con su colección principal y con 'Ir, de Bundó', en manos de las diseñadoras Cristina Arana e Ivonne Ruiz, mujer y nuera del fundador respectivamente. 
Brocados de seda y algodón de dibujos abstractos definen al primera de estas dos colecciones, que pintan a la novia de delicados marfiles y blancos. Las siluetas marcan la figura femenina, acentuando sus curvas, con atrevidos bordados en cintas de seda natural y pedrería. 
Los juegos de volúmenes se dan dentro de un mismo vestido, recuperando los efectos abullonados, con escotes y espaldas dignos de la mismísima Ana Karenina. 
Por su parte, 'Ir de Bundó' reclama el lado más joven (y juvenil) de la novia, con propuestas frescas de espíritu libre. Chantilly, seda y tul dan forma a estas novias etéreas, con bámbulas de seda natural tintadas con manchas en tonos cálidos, y gasas teñidas de colores. 
Los tonos teja, añil y beige ponen la nota de color, en una colección de confección impecable. La nota divertida: los tocados, a modo de delicados globos, a juego con la decoración de la pasarela.