Barcelona Bridal Week 2014: Los vestidos 'gemelos' de YolanCris e Inmaculada García

Las dos firmas se encargaron de cerrar la segunda jornada de pasarela Gaudí Novias en la tarde de ayer, con propuestas de novia y fiesta

by hola.com
El desfile de YolanCris era una de los más esperados en la jornada de ayer en pasarela Gaudí Novias: tras el salto cualitativo de su anterior colección, la firma, que este año ha estrenado, además, una línea de vestidos de fiesta de Alta Costura, se lució con la puesta en escena más llamativa de esta edición hasta el momento, recreando un salón barroco bajo una intensa luz blanca, que ponía en evidencia los contrastes entre sus vestidos 'gemelos'.

Gemelos porque, para la temporada que viene, YolanCris apuestan por el blanco y negro, con modelos casi idénticos en los que es fácil jugar a las siete diferencias -al margen de la más obvia en lo que respecta al color del tejido-, con diseños ricos en detalles y aplicaciones artesanales.

Un desfile que se convertía en un derroche de sensualidad bridal, gracias sobre todo a los looks lenceros de inspiración romántica, que juegan al escondite con las superposiciones de transparencias y encajes, las espaldas al descubierto y los detalles retro, con algunas concesiones a los cortes clásicos de novia, como las líneas delicadas en chantilly y tul plisado, las aplicaciones de flores, las perlas o los detalles en plumetti y guipur.

El cierre de la jornada lo echaba la firma de Inmaculada García, que se decanta por el estilo safari para las novias de 2014: ambientada en las primeras décadas del siglo XX, la colección recupera la esencia de la sabana africana con tres líneas de novia que se adaptan a los gustos de la mujer que pasa por el altar, ya lo haga en una boda íntima, para quien imagina vestidos limpios y sin colas, la romántica empedernida, que quiera convertir el vestido en el centro de la ceremonia, y la novia atrevida, que busca un traje de fantasía, que rompa con los patrones y conceptos tradicionales.
* Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página
'Ethernal Evanescence' es el nombre de la nueva colección nupcial de YolanCris. Una apuesta que bebe del hippie chic que ha caracterizado a la firma catalana desde sus inicios, pero que expande sus límites, atreviéndose con la versión más sexy de la novia, con diseños ricos en detalles y aplicaciones artesanales. Las novedades para 2014 incluyen volúmenes XXL, vestidos lenceros de inspiración romántica, que recuerdan a los momentos más audaces de Andrés Sardá, o la superposición de prendas. 
Las divas de los años 30 inspiran parte de la colección, con siluetas femeninas en satén de seda, pedrería, perlas y aplicaciones oversize, sólo aptas para las novias más sofisticadas. 
El look boho y vintage es una de las señas de identidad de esta pareja de hermanas catalanas, que ya el año pasado se convertían en una de las revelaciones de Gaudí Novias, y que este año repiten con una propuesta llena de frescura, con tejidos naturales que funden la tradición del taller de costura con las últimas innovaciones en tejidos y texturas bridal
La sorpresa del desfile fueron los vestidos 'gemelos': ideados para saltar a la pasarela a la par, los looks combinan blanco y negro en modelos casi idénticos, y donde las transparencias apenas dejan espacio a la imaginación en los vestidos más sexys
Los grandes volúmenes también tienen su protagonismo en 2014, gracias a los patrones de Alta Costura, que recuerdan a la línea de fiesta estrenada por la firma este mismo año, con faldas abullonadas recogidas sobre la rodilla y asimetrías en la caída delantera. 
Los cortes clásicos y líneas delicadas reinterpretan los diseños más atemporales, realizados en chantilly y tul plisado, con sutiles aplicaciones floreales, que transportan a la novia a su propio cuento de hadas. 
La encargada de cerrar la segunda jornada de desfiles en pasarela Gaudí Novias ha sido la diseñadora Inmaculada García, que nos transporta a la sabana africana de principios del siglo XX con sendas colecciones de novia y fiesta. 
La propuesta nupcial se estructura en torno a tres líneas, ideadas para adaptarse a tres tipos de novia muy diferentes: la que busca una boda íntima, la apasionada que quiere convertir el traje de novia en el centro de la ceremonia, y la novia atrevida, que busca un vestido distinto y lleno de fantasía, que marque la diferencia. 
Crudos y marfiles se convierten en los colores predilectos para 2014, con toques tostados que nos invitan a un viaje en el tiempo. Los tejidos: guipures de algodón, puntillas, rebrodés, chantillys, encajes y gasas, además de piqués, adamascados y género de punto. 
La diseñadora se rebela en contra del eterno palabra de honor, con más concesiones al escote halter, a las puntillas atadas al cuello, los cuellos caja o el escote en uve, que se ha convertido en uno de los cortes más vistos en las colecciones de novia de la próxima temporada. 
La línea de fiesta se centra en los colores neutros y opacos, como grises, piedra, rosa palo, cava, azul oscuro y negro.