22 ABRIL 2013

New York Bridal Week 2014: Carolina Herrera y Reem Acra deslumbran sobre la pasarela neyorquina

Kenneth Pool, Amsale y Anna Maier también han presentado sus colecciones en el marco de la Semana de la Moda Nupcial de la Gran Manzana

¿Qué detalles marcan la diferencia a la hora de hablar de una colección de vestidos de novia? Este parece ser el planteamiento escondido tras la nueva propuesta de la diseñadora Reem Acra: su colección 2014, presentada estos días en el marco de la New York Bridal Week, se convertía en el desfile más espectacular visto hasta el momento en la Gran Manzana, restando protagonismo a otras colecciones igualmente importantes, como los trajes de novia bicolor de vera Wang o la mismísima Carolina Herrera.

Su línea de parasoles y paraguas, acompañados de una lluvia de tul, aplicaciones de cristal y bordados diminutos, y sus mensajes escondidos en el traje de la novia, sólo para los ojos del príncipe azul que espera frente al altar, sacaban a relucir el potencial de la diseñadora, convirtiendo su propuesta en marfil, rosa y crema en una de las colecciones más destacadas -por sorprendente y creativa-, de esta edición de la New York Bridal Week.

Por su parte, la diseñadora venezolana se ha mantenido fiel a los designios de su aguja, presentando una colección de trajes de novia centrada en las piezas de encaje, con guiños metalizados en oro y plata, y detalles artesanales tintados a mano. Otras colecciones de primera línea: Amsale y Kenneth Pool, que se decantan por la imaginería de la novia neoyorquina por excelencia, con líneas y cortes depurados, austeridad en los pequeños detalles y escotes balconet. Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página

Inspirada en la figura y estilo de una eterna Audrey Hepburn, la colección de vestidos de novia de Amsale  destaca por la profusión de líneas estructuradas, que enmarcan la figura femenina a la perfección. A diferencia de otras firmas, en los diseños de la marca escasean los detalles, que reducen su protagonismo a la mínima expresión, minimizados en forma de elegantes lazos dispuestos de manera casual en la cadera o cintura, diminutos destellos de pedrería en los hombros y colas de estilo ladylike

La colección 2014 de Carolina Herrera se convierte en un homenaje al vestido de novia de encaje, uno de los tejidos esenciales del outfit nupcial, incorporando a sus vestidos delicadísimas piezas de chantilly y motivos de encaje artesenal tintado a mano sobre organzas y tules. 

Los diseños más atrevidos de la venezolana dibujan una novia que se atreve con variantes metalizadas, en encaje color oro, con infinidad de aplicaciones bordadas en oro o strass color plata, que recorren la silueta de arriba a abajo, creando contraste sobre diminutas flores de tela, o resaltando el escote, cortado en uve. 

Las siluetas más destacadas: el look princesa, uno de los habituales en las novias de Carolina Herrera, que no falta a su cita con las mujere que den el 'sí quiero' en 2014, así como la línea sirena, otro estilo clave para las novias de pasarela, el traje corto a la altura de la rodilla, o la favorecedora línea 'A'. 

De líneas definidas resulta también la nueva propuesta de Anna Maier: un sensual equilibrio entre los trajes de novia más estructurados y las composiciones de encaje e hilo de plata, donde el corte más recurrente recuerda a los vestidos de noche estilo Hollywood y a los looks lenceros, frecuentes en las colecciones nupciales desde hace ya varias temporadas, y que recurren al escote corazón como absoluto protagonista. 

Aunque sin duda la apuesta más fuerte -por original-, vista hasta el momento en Nueva York ha sido la de la firma capitenada por Reem Acra: la diseñadora sorprende con una selección de accesorios en forma de paraguas y parasoles para novias, que harán las delicias de las novias que vienen, sea cual sea la temporada en que se casen. Una lluvia de tul, flores bordadas y diminutos cristales, que han enmarcado una colección de trajes de novia ultrarromántica, en marfil, crema y rosa, con destellos de paillettes, perlas, encajes y brocados. 

Trucos de magia bridal y juegos ópticos se conjugan en esta colección, profusa en detalles que juegan al escondite, recreando una larga colección de looks nupciales propios de cuento de hadas: escotes ilusión que se desvanecen al tocar los hombros, bordados que resplandecen con luz propia y faldas desestructuradas que caen libremente sobre las rodillas. 

El detalle que nos ha robado el corazón: los bordados con mensajes secretos para el novio, vistos tanto en los complementos como formando parte del velo, y que recuperan clásicas frases de boda en inglés, como el tradicional Just married ("recién casados"), u Only you ("sólo tú"). 

Los looks más atrevidos apuestan por el corto, con falda bailarina y top con sensuales transparencias y brocados, además de aberturas escondidas y originales espaldas drapeadas semidescubiertas. 

Más comedida, la colección de 2014 de Kenneth Pool recupera la esencia de la novia neoyorquina, con el tradicional escote corazón, en modo strapless o con tirantes enmarcando los hombros, destellos de pedrería y cortes de estilo sirena, que envuelven la figura potenciando cada curva gracias a los drapeados transversales en seda y la mezcla de texturas y contrastes entre el corpiño y la falda.