New York Bridal Week 2014: Marchesa, Vera Wang y Monique Lhuillier

La pasarela neoyorquina da el pistoletazo de salida con los primeros desfiles de moda nupcial de la temporada

by hola.com
Nueva York ha vuelto a ser la encargada de dar el pistoletazo de salida a la temporada nupcial: durante tres días, la ciudad de lo rascacielos se ha convertido en el epicentro de la moda para novias, con incontables showrooms y desfiles couture teniendo lugar en sus calles, y la misión de reunir las primeras tendencias en vestidos de novia del próximo año.

Las colecciones 2014 se desmarcan con refrescantes aires nuevos que saben a verano, como las propuestas 'mini' de Monique Lhuillier elaboradas en delicados tejidos bridal, como el encaje, el jacquard o el satén, o los vestidos en vainilla y rosa blush de Theia, cortados por encima de la rodilla y pensados para novias urbanas.

Los esfuerzos de Vera Wang por sorprendernos temporada tras temporada recogían sus frutos en un desfile marcado por los vestidos bicolor -el año pasado presentó una colección de trajes de novia formada íntegramente por vestidos en rojo, dalia y borgoña-, dominado por los diseños arquitectónicos y los complementos (no faltaron los guantes al codo 'a la' Rita Hayworth), además de los tejidos clásicos de la indumentaria de la novia, como el chantilly y el guipur.

Otro de los pesos pesados de la pasarela de Nueva York: Marchesa, una de las firmas favoritas de las celebs de Hollywood, y que en esta ocasión ha apostado por los looks de estilo cincuentero, con vestidos-bouquet elaborados en tul, faldas desmontables, corsés y velos de aires fifties.

¿Quieres ver con qué tendencias se abría la New York Bridal Week 2014?
No te pierdas todos los detalles de algunas de sus colecciones más destacadas.
* Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página
La colección de vestidos de novia 2014 de Marchesa está marcada por los vestidos-bouquet elaborados en tul, las faldas desmontables, los corsés y los velos de aires fifties. Las nuevas tendencias siguen haciendo guiños al péplum, que pasa a un segundo plano por detrás de los vestidos de novia cortos y las capelinas, presentes en varias colecciones. 
Los corsés bordados en hilo de plata tienen una presencia especial en la nueva colección de la firma. Marchesa es una de las firmas de moda predilectas de la esfera Hollywood, y eso se nota: su habitual presencia sobre la alfombra roja se traduce en vestidos de novia glam, con looks tobilleros, trajes de manga larga de encaje y volúmenes asimétricos. 
Dos damas de honor en vainilla y 'blush', vistas en la colección 2014 de Theia. La firma apuesta por los tonos pastel, marfil y los degradés en color rosa de cara a la temporada que viene. 
Los escotes corazón y balconet destacan en la nueva colección de Theia, en la que abundan las propuestas para novias urbanas. Las bodas civiles parecen hacerse un hueco en la New York Bridal Week, que incorpora diferentes propuestas diseñadas específicamente para los enlaces de este tipo, y entre las que no faltan los looks combinados de falda y chaqueta o capelina, las estolas de piel o los cortes mini, algo más atrevidos que la novia tradicional. 
Los escotes en uve ganan presencia entre las nuevas novias, con looks a lo años 20, vestidos borados de paillettes y capas de novia. En la nueva colección de Theia no faltan los pétalos de tela y los brocados de efecto vintage, que transportan en el tiempo a las novias que den el 'sí quiero' el próximo año. 
Nuestra propuesta favorita: este relajado look de novia con 'shorts' y jersey de punto con escote en la espalda, que recuerda a algunas de las combinaciones más novedosas de la colección 2013 de Pronovias, presentadas en la pasada Barcelona Bridal Week. 
Vera Wang, por su parte, apuesta por los vestidos de novia bicolor, con faldas amplias de estilo princesa, corsés y complementos a lo Rita Heyworth, que contrastan con diseños más gráficos y líneas verticales, poco frecuentes en las colecciones de novia. 
La diseñadora suele desmarcarse con propuestas que se salen de los márgenes del cánon de la novia clásica, como los vestidos en color rojo, dalia o borgoña que presentó en la New York Bridal Week para la temporada 2013, o los degradés que van del negro al tostado, que ya vimos en su anterior colección, y que convierten el pase de la diseñadora en uno de los más esperados de la semana de la moda nupcial neoyorquina. 
Más novias urbanas: los vestidos cortos de Monique Lhuillier se ganan una posición destacada en nuestro top tendencias, gracias sobre todo a las líneas rectas, que recuperan siluetas inventadas hace más de treinta años por el genio de la moda Yves Saint Laurent. El toque nupcial lo ponen los brocados y encajes, los cinturones y las faldas desmontables a modo de capas de tul. 
Monique Lhuillier apuesta por los combos de novia, en los que no faltan las chaquetas, las estolas y las toreras combinadas con vestidos o faldas de novia. La mezcla de texturas se convierte en el factor sorpresa de la colección, que no escatima en detalles couture como las costuras y frunces oblicuos situados por encima de la cadera, o las capas en varias alturas, que ya atrajeron la atención de la esfera bridal en 2013. 
Sus siluetas preferidas refieren a la novia tradicional, con la falda princesa como protagonista, recuperando el glamour de la línea sirena en sus creaciones más sensuales. La diseñadora no olvida su amor por el bordado de encaje en su versión más suntuosa, que protagoniza los vestidos más sofisticados, con un guiño al vestido de novia camisero, la falda española y el corte al tobillo. 
El péplum sigue siendo protagonista en las colecciones 2014, aunque esta vez gana enteros sobre faldas amplias en lugar de las 'pencil skirt' vistas en las colecciones del año pasado. El efecto cascada contrasta con los sobrevestidos de encaje y los escotes ilusión, combinados con manga francesa. 
Abullonados, brocados y detalles de flores, vistos en el desfile de Monique Lhuillier 2014, y que recuperan la esencia de la firma, muy dada a vestir a novias que buscan el total look princesa. La diseñadora, que este mismo año ha estrenado una llamativa línea de joyería nupcial, completó la colección accesorizando a sus novias con complementos-joya y peinados elaborados con trenzas, diseñados específicamente por Revlon para el desfile.