Ramos de novia: ¿Cómo escoger el 'bouquet' más adecuado?

La elección del ramo de novia se puede reducir a una simple cuestión de matemáticas



A la hora de escoger el ramo de novia más adecuado no sólo hay que tener en cuenta el estilo de la novia, la boda o la flor que se encuentre en temporada: las matemáticas juegan un papel muy importante para dar con el bouquet ideal, que encaje a la perfección con las dimensiones del vestido, nuestra estatura o nuestra silueta.

De este modo, es fácil escalar el tamaño del ramo de acuerdo al tamaño y talla de la novia: un ramo petite es ideal para una novia de talla pequeña, mientras que las piezas de mayor volumen funcionan mejor en las manos de mujeres más altas o de mayor tallaje. La fórmula es sencilla: elegir el ramo inverso a nuestra talla acentúa la estatura de la novia, haciéndola parecer más grande o más pequeña en comparación con el arreglo de flores.

Los ramilletes y las flores únicas son así la mejor opción para las novias bajitas y de complexión delgada, mientras que los bouquets redondos o los ramos en cascada resultan ideales para las novias voluptuosas.

La misma relación se establece entre el ramo y la forma del vestido: un traje de novia de falda princesa deberá llevar un ramo acorde, que no se 'pierda' entre las diferentes capas, tejidos y texturas. La ecuación inversamente proporcional se aplica a los vestidos rectos, a los de estilo años 20 o a los trajes de novia cortos: apuesta por un ramo en tamaño medio, con flores frescas como anémonas, rosas, calas o incluso pequeños bouquets-joya.

Si el vestido tiene bordados de pedrería, es importante elegir un ramo de novia que luzca en nuestra mano sin ocultar los detalles más bonitos del traje: los ramos en cascada, por ejemplo, desvían la atención de la cintura, por lo que es mejor evitarlos si nuestro vestido lleva un precioso bordado bajo el escote, o un fajín especialmente bonito adornado con brocados o joyas.

Asimismo, si el traje incorpora muchos pequeños detalles -hilo de plata, cristales, perlas, strass y, muy especialmente, flores de tela bordadas-, lo mejor será contrarrestar con un ramo sencillo, de un sólo color, y dimensiones XS. Si la boda es al aire libre, apuesta por todo lo contrario: aunque es difícil competir con un jardín maravilloso o una playa de arena blanca, hasta las flores más humildes pueden hacerte ganar protagonismo una vez combinadas en los colores adecuados.

Más noticias sobre...

Últimos comentarios

Esta es la opinión de los internautas, no la de hola.com. No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema