Radiantes por fuera... y por dentro

Te damos algunos consejos para elegir tu lencería de novia



Corsé de novia, de Agent Provocateur

Elegir la lencería y corsetería para el día de la boda no sólo es importante de cara a moldear la figura, y favorecer las curvas femeninas: la ropa interior de novia es esencial para sentirse guapa por dentro y por fuera, y una pieza clave del 'día B' y de la noche de bodas.

Existen gran variedad de formas, diseños e incluso colores para que cada novia se sienta cómoda y muy sexy en su gran día. El objetivo: que la ropa interior siente como un guante y encaje a la perfección con el vestido. ¿Quieres saber cómo conseguirlo?



Lencería bridal de Emperatriz, colección 2013

El escote
Los vestidos de novia con escote palabra de honor, o con profundos escotes halter o chimenea, requieren de un sujetador específico, que se adapte al mismo tiempo al pecho y al vestido.

Para conseguir un escote palabra de honor de lujo, los sujetadores bandeau, sin tirantes, son la elección perfecta, ya sean con relleno, sin relleno o push-up. El sujetador debe realzar el pecho, y ajustarse en torno al busto con el tallaje adecuado, y si el vestido tiene un gran escote, lo mejor es un sujetador de talle bajo, para evitar que se salga o se mueva de su sitio.


Corsé con encaje negro para novia, de Promise

Las formas
Los diseños rectos permiten llevar corsé bajo el vestido, que realce y defina la cintura. Si el vestido es estrecho, lo mejor es decantarse por unas braguitas, tanga o coulotte sin costuras, que eviten que se marque la forma de la ropa interior.  Los vestidos de corte imperio permiten mayor flexibilidad a la hora de elegir la lencería de novia, ya que gracias a ellos la zona del pecho gana protagonismo, permitiendo optar por un conjunto de encaje o incluso un body.

Si el vestido tiene manga larga, eso sí, deberás tener especial cuidado con que los tirantes nunca se vean, sobre todo si el tejido es especialmente ajustado, de estilo lencero o de encaje.

La talla y el color
Es fundamental dar con la talla apropiada de sujetador en función del tamaño del pecho: un sujetador que no se ajusta al busto puede arruinar la forma natural de tus curvas, y deslucir el vestido. Además, la lencería nupcial jamás debe transparentarse: el blanco y el nude serán los tonos que aseguren que nunca se vea la ropa interior bajo el vestido de novia.



Andrés Sardá, otoño-invierno 2013

Otras piezas indispensables
La liga es una pieza fundamental en cualquier look de novia: búscala en azul, para añadir una nota de tradición extra a tu lencería nupcial. Por otra parte, las nuevas prendas shaper, como las fajas reductoras, se convierten en las mejores aliadas para moldear sin que se note.

Y para la luna de miel...
Puedes optar por colores más intensos y sensuales, como negro o cereza, transparencias, corselette y ligueros.

Más sobre

Regístrate para comentar