27 ENERO 2013

Pedro Agustín: 'Para salir guapa en las fotos, lo más importante es no pensar en el resultado'

Hablamos con un fotógrafo profesional sobre cómo conseguir el reportaje de boda perfecto



El secreto para una buena foto de boda es la naturalidad ©Doble A Foto

Pedro Agustín es el nombre del fotógrafo que se esconde detrás de Doble A Foto: un estudio en pleno corazón de Madrid, especializado en fotos de boda y eventos. Su sello de identidad, capturar los momentos irrepetibles y más espontáneos del gran día, se vislumbra también en sus respuestas, llenas de consejos para las novias. ¿Quieres saber cómo conseguir el reportaje de boda perfecto?

Lo primero: un consejo para salir siempre guapa en las fotos
No pensar en el resultado. Cuando te despreocupas todo es más natural y espontáneo, y eso proporciona las mejores fotos.



©Doble A Foto

¿Cuáles son los momentos clave de la boda?
En realidad, durante toda la boda están sucediendo cosas emotivas e interesantes. Si tengo que elegir, a nivel fotográfico me quedaría con los preparativos en casa, por la intimidad y la emoción por lo inminente del evento, y la salida tras la ceremonia, por la explosión de felicidad que se comparte con todos los invitados. Sin olvidarnos de clásicos como el 'sí, quiero' o los retratos a los novios.

El reportaje, ¿es mejor posado o con fotos espontáneas?
Las fotos espontáneas siempre son mi opción personal, aunque una foto posada, si se hace con gusto y naturalidad, aporta cosas que difícilmente encontrarás en una robada. La opción perfecta sería la combinación de las dos en un mismo reportaje.

¿Iluminación natural, artificial o flash?
En la mayoría de los casos lo mejor suele ser adaptarse a la luz ambiente de cada espacio, ya sea natural o artificial, para sacar el mayor partido a cada situación. Al margen de esto, obviamente, la luz natural tiene una calidad superior que luego queda patente en las fotos. El flash es es una herramienta indispensable cuando la luz ambiente es insuficiente, aunque a veces de esa necesidad surgen resultados muy interesantes.





©Doble A Foto

Las bodas de invierno parecen menos fotogénicas… ¿Qué ventajas tiene esta estación desde el punto del vista del fotógrafo?
Hay una ventaja fundamental en la dirección de la luz: desde finales de primavera al final del verano, la luz es cenital (cae perpendicular) durante la mayor parte del día, creando sombras en la cara y restando volumen a los elementos del paisaje. En cambio en invierno la luz es oblicua, iluminando el rostro de forma favorecedora y proporcionando sensación de volumen.

¿Qué tipo de fotos suelen ser las favoritas de los novios cuando ven el reportaje?
Cada pareja es un mundo, pero la mayoría aprecian sobre todo las fotos donde se ven retratados con naturalidad (¡y guapos, claro!) y aquellas donde se ven disfrutando del momento con sus familiares y amigos más cercanos.



©Doble A Foto

Desde el punto de vista profesional, ¿es más recomendable un álbum digital o uno en papel?
El álbum físico, sin ninguna duda. En mi caso, por ejemplo, el álbum en formato digital es un borrador a partir del cual los novios pueden realizar los cambios sobre el diseño inicial.

¿Alguna anécdota que se repita en todas las bodas?
Pues la verdad que aunque no me sucede siempre, me ha ocurrido varias veces tener que encargarme de hacerle el nudo de la corbata a los novios, que por nervios del último minuto, o por desconocimiento, no son capaces de hacérselo ellos mismos.

Tres preguntas básicas que tienen que hacer los novios para acertar con su fotógrafo
1) Qué estilo o forma de trabajar tiene a la hora de hacer un reportaje. Aunque en general cualquier buen fotógrafo puede adaptarse a los gustos de la pareja, es más fácil obtener un buen resultado si se elige un fotógrafo que habitualmente practica el estilo que queremos para la boda. Dos ejemplos: si te va el estilo documental, opta por un fotógrafo que trabaje lo espontáneo y la luz natural; si en cambio eres fan de los retratos más atrevidos, elige a un fotógrafo de estilo cercano a la fotografía de moda.

2) Presupuesto: Una vez que tenemos claro el estilo, hay que ver si entra dentro de nuestras posibilidades.

3) Más que una pregunta, el tercer aspecto a tener en cuenta sería, tras entrevistarse en persona con el fotógrafo, valorar si por su personalidad 'encaja' con la de alguien con quien nos podamos sentir cómodos en un día tan especial. Esto también determina la actitud ante la cámara, y la mayor o menor naturalidad de las fotos.



©Doble A Foto

¿Tienes alguna foto favorita de todas las que hayas hecho?
Es difícil quedarse con una, pero hay dos que me gustan especialmente, una por su sencillez y lo que simboliza, con un ramo de novia dentro de un tarro de cristal, y la otra de una novia arrodillada junto a sus damas de honor, por lo espontáneo del momento -surgió mientras tomaban el aire durante el baile-, y la fuerza y calidez de la luz.



©Doble A Foto

¿Cuánto trabajo de post-producción hay detrás de un álbum de boda?
Se puede decir que, una vez que la boda ha terminado y el fotógrafo se va a casa, su trabajo acaba de empezar. El tiempo invertido en seleccionar las fotos válidas -estamos hablando de cribar de media entre 500 y 1.000 fotos de un total de 3.000-, procesar las imágenes, retocar donde se necesite y maquetar un álbum puede llevar como mínimo una semana de trabajo.

¿Algún consejo a nivel de maquillaje o peinado que pueda influir en el resultado final de las fotos?
Lo más importante es que tanto el peinado de la novia como el maquillaje -y sobre todo el vestido-, tengan un punto especial, pero que encaje con el estilo de la novia en su vida diaria. Que se sienta identificada con él, y que no se convierta en algo cercano a un 'disfraz' que no tiene nada que ver con ella.
- - -

Dale "Me gusta" a nuestra página de ¡HOLA! en Facebook