La boda 'rural' de Margherita Missoni

La heredera de la casa Missoni ha dado el 'sí quiero' en la localidad de Brunello (Italia)



Margherita Missoni ha vestido un diseño de Giambattista Valli en su boda

La vida le sonríe a Margherita Missoni. La joven heredera del imperio Missoni, hija de Angela Missoni y nieta de los fundadores de la firma ha pasado por el altar este fin de semana en una preciosa boda rural en pleno corazón de Lombardía, en Italia, donde ha dado el 'sí quiero' a su pareja, el piloto Eugenio Amos.



El banquete de bodas ha seguido el estilo de la gastronomía marroquí

Una boda a la que no han faltado multitud de rostros del mundo de la moda, algunos íntimamente relacionados con la afamada casa italiana, y que han aprovechado su paso por la Semana de la Moda masculina de Milán para asistir al que sin duda ya se puede considerar una de las bodas del año dentro del universo fashionista. Desde Suzi Menkes a Anna Dello Russo o Laetitia Crahay, muchas de las invitadas han regalado a sus followers algunas de las instantáneas de esta boda de ensueño vía Twitter, dejándonos ver un poquito más del gran día de los Missoni.



La joven pareja, fotografiada por la diseñadora de Chanel, Laetitia Crahay

El vestido: una creación exclusiva ideada por la propia Margherita en colaboración con el diseñador Giambattista Valli, elaborada en seda y organza, con espectaculares detalles de flores a lo largo del escote y cuerpo, amplísimas mangas murciélago y recogidos abullonados a la altura de los hombros. Como detalle, una preciosa tiara vintage, muy acorde al estilo del vestido de novia, que remataba el recogido de trenzas de la guapa italiana.



El banquete terminó con una tarta en forma de corazón

Entre las damas de honor, que han contado con la presencia de Tatiana Santo Domingo o la hermana de la novia, Teresa Missoni, entre otros nombres, tampoco han faltado los detalles, cuidados hasta el extremo, como las coronas de flores frescas, a juego con el bouquet de la novia. Como colofón: una espectacular tarta de bodas en forma de corazón, cubierta de jugosas frambuesas, que servía como delicioso contrapunto a la comida de estilo marroquí servida tras la ceremonia.

Más sobre

Regístrate para comentar