Gaudí Novias 2013: Jordi Dalmau repite con sus impresionantes vestidos desmontables

El diseñador ha protagonizado el desfile más llamativo y colorista de la Barcelona Bridal Week

VER GALERÍA

Jordi Dalmau, colección 2013

Los vestidos de novia con varias vidas son la especialidad de Jordi Dalmau: el diseñador se ha convertido en todo un experto en el arte del trampantojo, conviertiendo absolutamente todas y cada una de sus piezas en un juego, un truco visual, que permite a la novia disponer de dos o más vestidos con apenas un gesto de la mano.



Vestido desmontable, de Jordi Dalmau

Prueba de ello es la asombrosa facilidad con la que sus modelos, de las más sonrientes de esta edición de Gaudí Novias, desmontan cada primera versión de su vestido de novia, para convertirlo en algo totalmente diferente. Imprescindibles, como siempre, los corsés, que ensalzan la curva de la cintura y la línea de la cadera, con vertiginosos escotes corazón o palabra de honor.

En la colección 2013, además, el modisto da una vuelta de tuerca a su ingenio, y propone nuevas versiones de este truco de magia, que ha conseguido dominar con maestría, pasando de largos a cortos, de falda a pantalón o, seguramente el más útil e interesante de todos, de vestidos de novia a vestidos de fiesta. La nota más divertida: el mismísimo Jordi Dalmau ha sido el encargado de abrir y cerrar el desfile, cantando y bailando junto a su hija pequeña.



Colección de fiesta de Matilde Cano 2013

Una orquesta de jazz ha sido la encargada de tomar el relevo al genial y divertido pase de Dalmau: la elegancia de fiesta de Matilde Cano es otra de las citas imprescindibles de la pasarela barcelonesa. Siguiendo la tónica de muchos de los desfiles que hemos visto estos días, la diseñadora toma como referencia el glamour de los años 20 para dar forma a su colección 2013, esta vez adecuada al estilo y preferencias de las invitadas.

Modelos charlestón, con lentejuelas, faldas de flecos, bandas de pelo bordadas de strass, camisolas combinadas con pantalón y larguísimos collares de cuentas definen a una mujer ultrafemenina, siempre lista para despuntar tanto vestida de largo como en su versión cóctel.



Franc Sarabia, colección 2013

Otros que han compratido escenario en esta tercera jornada de la Barcelona Bridal Week han sido Franc Sarabia y Manu Álvarez: tras la caída del programa de desfiles de Francis Montesinos en el último momento, ambas firmas han fundido sus colecciones en un sólo pase, que también ha mirado al pasado, en esta ocasión a las décadas de los 40 y 50. Vestidos de línea lápiz y sirena, que estilizan e insinúan la silueta de la novia, adaptándose como una segunda piel. El escote predilecto: el barco en todas sus versiones.


Colores:
divertidos, vibrantes y originales, para novias que quieran reafirmar su personalidad el día de su boda. Verdes, bermellones, lilas y un intensísimo rojo vino, que también se ha convertido en seña de identidad de la casa Dalmau. En el pase de Matilde Cano han sobresalido los tonos tostados, perlas, azul cielo y salmones de época, combinados siempre con negro ya sea en forma de encaje, plumas o incrustaciones de pedrería.

Vestidos destacados:
Los de Jordi Dalmau, especialmente un modelo marfil con falda de tul desmontable y segunda versión con flecos, y el espectacular vestido de gasa plisada con escote halter, que se desmonta con un sencillo gesto y se convierte en mono con pantalón campana.

Más sobre

Regístrate para comentar