Gaudí Novias 2013: El viaje en el tiempo de Jesús Peiró y Victorio & Lucchino

Los sevillanos han recogido el testigo de Merche Segarra, primer desfile del día



Victorio & Lucchino, colección 2013

No es fácil que las pasarelas de novias enseñen un look de novia completo, que podamos trasladar directamente a la puerta de la Iglesia. Sin embargo, el pase que han ofrecido hoy Victorio & Lucchino en Gaudí Novias ha superado con creces las expectativas de quienes pensaban que el dúo domina exclusivamente los vestidos de inspiración sur.



Chaqué en color gris para novio, de Victorio & Lucchino

Coronas de trenzas y larguísimas coletas rematadas con flores -el cásting de modelos se ha reducido exclusivamente a novias de cabellos dorados o intensas melenas pelirrojas-, se han convertido en el matrimonio ideal para una colección de vestidos de novia de aire rural, de delicadas texturas que ensalzan la feminidad natural de la mujer.

null

Vestido con detalles florales, de Victorio & Lucchino

Sobre una preciosa pasarela empedrada, y siguiendo el ritmo del repicar de las campanas, las modelos han ofrecido un recorrido por las tendencias ideadas por la pareja para 2013, pasando de puntillas por los habituales vestidos de faralaes que seducirán a sus clientas más fieles, y donde ha habido muchísimo espacio para los cortes estudiados y los tejidos que se adecuan a los volúmenes de la figura, como el dupione, el raso, los brocados o el encje de chantilly.



Los encajes y apliques dorados han dominado la colección de Jesús Peiró

Unas horas antes, la firma Jesús Peiró, comandada por la diseñadora Merche Segarra, se encargaba de inaugurar esta jornada de desfiles con una auténtica fiesta de época: su particular soirée recurre a los primeros años del siglo XX y bebe directamente de los nombres dorados de la historia de la moda, como Lanvin, Poiret o Chanel.

null

La colección de Jesús Peiró se inspira en la moda de principios del siglo XX

El resultado: una colección sorprendente, que se ha salido de los cánones a los que nos tiene habituados esta firma con más de 20 años de trayectoria, y en la que se aprecia un agradable equilibrio entre la riqueza no excesiva de los apliques y detalles, y el cariño y cuidado con el que se han elegido los tejidos, como los chantillys combinados, las redes estampadas con flock y glitter, o los voiles transparentes rematados con puntillas.


Colores: El marfil, suavizado en su tono.

La tendencia: Los bordados y joyas de estética vintage de Jesús Peiró, y los lazos drapeados. En cuanto a los sevillanos, destacan los apliques florales en tonos suaves como el malva o el verde, a juego con las corbatas y camisas de los novios.

Vestidos destacados: El modelo encargado de cerrar el desfile de Victorio & Lucchino, con una amplia falda de tul de estilo bailarina que cae hasta los pies, y cuerpo bordado con diminutas flores silvestres, que se escurren en torno a la cintura y cola.

Más sobre

Regístrate para comentar