¿Se puede planear una boda en menos de seis meses?

La flexibilidad es la clave para organizar tu gran día en un tiempo récord


Dicen que la paciencia es la madre de la ciencia. Claro que si esperar no es lo tuyo, el larguísimo camino que hay que recorrer hasta llegar al día de tu boda puede convertirse en un verdadero suplicio de llamadas, citas, fechas y pruebas ineludibles. El período que normalmente suele requerir organizar una ceremonia de boda es de entre 12 y 24 meses, aunque hay parejas que, incapaces de esperar tanto, consiguen hacerlo todo en un tiempo récord.

Lo más complicado: poner al día cualquier trámite burocrático indispensable (documentos de identidad, certificados de nacimiento y empadronamiento, o la instancia para contraer matrimonio civil), y que suele llevar a los novios entre 30 y 50 días. Las bodas exprés, además, se caracterizan por ser más espontáneas que las bodas convencionales: la temporada baja -los meses que van de octubre a abril-, permiten mayor libertad de movimientos a la hora de elegir emplazamiento, sin tener que pelear por las fechas en la parroquia o el salón para la recepción.

La elección del vestido también está condicionada por el calendario: contando con las visitas iniciales, los fittings y las últimas pruebas, necesitarás al menos seis semanas para tenerlo a punto. Los talleres de novias y las tiendas suelen ajustarse bastante a los tiempos, aunque nunca está de más llevar una idea preconcebida de lo que andas buscando, para no desperdiciar valiosos días de confección en la caza del vestido ideal. Mirar las colecciones de antemano en Internet, o llevar recortes de catálogos y revistas de novias contigo, puede agilizar el proceso, ayudándote a marcar un ‘tick’ en la casilla del traje de novia antes de lo previsto.

Durante el maratón que supone la organización del enlace, es importante mantener a los invitados al tanto de nuestros movimientos, haciéndoles saber que nos casamos, y además lo haremos pronto. Elige entre los diseños predeterminados de invitaciones (hay muchos y muy bonitos), y envíalas con tiempo suficiente para que las personas que quieras ver en tu boda puedan planificarse. Para recortar tiempo (y gastos) puedes optar por diseñarlas e imprimirlas tú misma (un poquito de pegamento y unos lazos y tiras de encaje hacen milagros), o mandarlas por correo electrónico.

Y si lo que buscas es batir todos los récords y sorprender a los tuyos con una boda last minute, desde el grupo El Alto se comprometen a organizar tus nupcias en dos semanas, sin dejarse en el tintero ni un sólo detalle. Protocolo, invitaciones, flores, menú… Un original servicio ‘todo en uno’, y entre cuyas opciones no faltan los edificios históricos, palacetes y casa señoriales al borde del Mediterráneo donde celebrar una boda por todo lo alto en menos de 15 días.

Más sobre

Regístrate para comentar